Vídeo: Buscan un zulo con más dinero escondido en una finca propiedad de Juan Lanzas

22 de Marzo de 2013

Con gafas de sol y una ligera sonrisa, Juan Lanzas salía del juzgado para entrar en el coche de la Guardia Civil y de ahí directo a prisión: incomunicada y sin fianza. Eran las siete de la mañana. La juez del caso de los ERES falsos, Mercedes Alaya, imputa al exsecretario de Organización de UGT en Andalucía cinco delitos: malversación de dinero público, prevaricación, falsedad documental, asociación ilícita y cohecho. Un perro de la Guardia Civil rastreó su casa de Jaén palmo a palmo y encontró billetes de 500 que sumaban hasta 82.000 euros. La mayoría estaban escondidos en sobres dentro de una máquina de escribir. Podrían ser una pequeña parte de la fortuna amasada por Lanzas como 'conseguidor' en distintos EREs. Pero hay más. Esta tarde han estado rastreando con un georradar en una finca de su propiedad en busca de un zulo con más dinero escondido. Lanzas aprovechó al máximo el filón. Se encargó de que su suegra, su cuñada y su mujer cobraran indemnizaciones de empresas en las que jamás trabajaron. Cabizbajo, con la mirada clavada en el suelo, prisión también para él, Antonio Albarracín. Fue directivo de Vitalia, la aseguradora que tramitó la mayoría de los EREs fraudulentos. En 2001 tenía cuatro inmuebles. Diez años después pasó a poseer 16. La juez dice en el auto de prisión que al menos ocho procedían de comisiones. Ahora ambos se unirán al otro encarcelado: Francisco Javier Guerrero, exdirector general de Empleo de la Junta de Andalucía. Esta tarde entraba a declarar el que fue su chófer durante nueve años. El mismo que dijo que una gran parte de dinero público se fue en fiestas, alcohol y cocaína para él y su jefe. El escándalo de los EREs hace peligrar el pacto de Gobierno entre PSOE e Izquierda Unida en Andalucía. Aunque el PSOE dice no temer nada. La juez Alaya sigue tomando declaración. Podría acabar, de nuevo hoy, de madrugada.