Vídeo: Bronca estéril a cuenta de unos Presupuestos que ya tienen su aprobación asegurada

19 de Octubre de 2010

El resultado del debate a las enmiendas a la totalidad del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2011 ya se sabía, tras el acuerdo de apoyo a las cuentas alcanzado por el Gobierno con el PNV y Coalición Canaria, sin embargo eso no ha evitado que la sesión en el Congreso haya sido de lo más tensa a cuenta precisamente de ese pacto.La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, dejaba claro esta mañana que si son necesarias medidas de ajuste adicionales para cumplir con la consolidación fiscal el Ejecutivo las adoptará "sin vacilar", aunque también mostraba su confianza en que las previsiones del Gobierno para 2011 son las acertadas.El líder del PP, Mariano Rajoy, ha tachado las cuentas para el año próximo como las del "del paro, la congelación de pensiones y los recortes sociales", pero ha arremetido especialmente contra el PNV y CC por permitir que salgan adelante. Rajoy ha reprochado a ambas formaciones su respaldado a unos PGE que, en su opinión, sólo sirven para que Zapatero siga "alargando el otoño de su decadencia durante doce meses más".En su posterior intervención, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, ha tachado de "torpe" a Mariano Rajoy por "salir en tromba" a criticar los acuerdos del Ejecutivo con PNV y CC cuando el primer gobierno de José María Aznar se sustentó también en un acuerdo con los nacionalistas vascos.La respuesta de Mariano Rajoy ha sido afear a la vicepresidenta económica asegurado que ella "no ha intervenido" en las negociaciones para sacar adelante los Presupuestos, ya que eso "ha sido cosa del señor Blanco, del señor Rubalcaba y del señor presidente del Gobierno".Pero los populares no son los únicos que han expresado su rotundo rechazo a las cuentas, los grupos de izquierdas en el Congreso ha sido especialmente duros con los PGE calificándolos como "los peores posibles" y tachando al Ejecutivo de "sinvergüenzas", aunque esta afirmación ha tenido que ser finalmente retirada del diario de sesiones a petición del Grupo Socialista.