Vídeo: En Barcelona se podrán conmutar las multas por trabajos sociales

2 de Enero de 2014

En Barcelona ya es posible conmutar algunas multas, como las puestas por hacer botellón graffitis y orinar en la calle, por trabajos para la comunidad. El ayuntamiento ha creado un catálogo de más de 1.100 puestos de trabajo en equipamientos como bibliotecas, residencias o centros cívicos que irán destinados, en su mayoría, a los menores.El botellón es una de las conductas más perseguidas en Barcelona ya que acumula unas 30.000 sanciones en sólo medio año. Por eso, a quienes pillen bebiendo alcohol en la calle, en vez de ser multado con 30 euros, podrán realizar 6 horas de trabajos sociales. Aquellos que orinan en la calle realizarán 15 horas de servicios a la comunidad, en lugar de pagar 75 euros de multa.  En cambio, los que pintan graffitis sin permiso o negocian servicios sexuales en la calle podrán cambiar los 750 euros de multa por 148 horas en medidas alternativas.Se trata de alternativas pensadas para aquellos menores de edad que comentan actos incívicos leves.