Vídeo: Baja de los escenarios para evitar ser de nuevo encarcelada

9 de Febrero de 2012

Carina Ramírez, una mujer gitana que estuvo en la cárcel por robar chatarra, consiguió su libertad y encontró una vía de reinserción a través del teatro. Lleva dos años interpretando a Amelia, una de las hijas de la obra 'La casa de Bernarda Alba', pero hoy se enfrenta a su papel más duro, la justicia le pide casi 1.600 euros por robar barras de hierro. "¿De dónde voy a sacar ese dinero?, ¿el juez y la jueza me están mandando que venga otra vez a robar hierro? ¿Dónde voy a sacar el dinero, si voy a buscar trabajo y todavía no me dan?", explica Carina. Su padre, Manolo Ramírez se emociona al pensar que su hija acabe de nuevo en prisión y sabe que apenas tienen dinero: "Estamos comiendo dieciocho personas en mi casa".Hoy está citada en el juzgado para que abone la multa, si no lo hace podría pasar cuatro meses en prisión. Su abogado pedirá que le permitan pagar su deuda poco a poco. Cuatro meses lejos de sus tres hijos, una historia en la que la protagonista quizá interprete el papel que jamás hubiera deseado en el escenario de su vida real.