Vídeo: Los ayuntamientos declaran la guerra a los carteles callejeros

12 de Agosto de 2010

Carteles para buscar trabajo, anunciar una fiesta, ofertas. Se ven cada día pegados en las paredes o en las farolas de muchas ciudades. Cada vez hay más, porque es un método muy barato que tiene muchos adeptos. Pero, ahora, algunos ayuntamientos quieren prohibirlos, porque dicen que son sucios y antiestéticos. Los ayuntamientos declaran la guerra a los carteles callejeros. Cada año se gasta miles de euros en limpiar el mobiliario público. Cubren tuberías, postes de la luz y semáforos. Son pocos los que están a favor. La multa por octavilla pegada en la calle alcanza los 700 euros.