Vídeo: El Ayuntamiento de Mataró cierra una mezquita por las quejas de vecinos

1 de Abril de 2010

Los locales de oración musulmanes de la zona del Maresme barcelonés están causando problemas a los vecinos de las zonas en las que se instalan. En Mataró, el Ayuntamiento ha clausurado un centro de oración que operaba en un local que únicamente tenía licencia para impartir clases de cultura africana. Ante las quejas vecinales el ayuntamiento decidió actuar. Acudió al local y comprobó que se estaban llevando a cabo unas obras ilegales para ampliarlo. Los vecinos se quejaban del ruido generado porque, afirman, los fieles acudían a rezar dos veces al día todos los días de la semana. Además cocinaban dentro del local, lo que provocaba molestos olores en la escalera donde está situado. También protestaban por la suciedad que, afirman, dejaban los centenares de fieles que acudían. El número de asistentes era tan alto que muchos debían quedarse en la calle. Los musulmanes, por su parte, dicen que nunca han causado molestias a los vecinos y se lamentan porque ahora no tienen ningún lugar para rezar.