Vídeo: El Ayuntamiento de Barcelona estudia incluir a los voluntarios que reparten comida en la plaza de Canaletas en su red municipal.

26 de Febrero de 2013

Cada tres días más de 50 personas se acercan con su bolsa al comedor social que un grupo de voluntarios ha instalado en plena Rambla de Barcelona. Empezaron hace un año atiendo a 30 personas y ahora ya hacen 120 menús. Ninguno falta a su cita 3 veces a la semana, pero cada uno, por un motivo diferente. Hay parados, pensionistas o gente a la que el dinero que ganan no le da para llegar a fin de mesCon su pensión sólo puede pagar una habitación donde dormir. El Ayuntamiento valora la iniciativa pero cree que debe existir un control sobre la ayuda y sobre quién la recibe. Por eso, quieren incluir a estos voluntarios en su red de servicios sociales.Pero, hasta entonces, la prioridad es ayudar a quienes lo necesitan.