Vídeo: La anchoa del Cantábrico, una delicia acuática con mucho arte

2 de Mayo de 2010

Santoña ha hecho de la elaboración de los bocartes en salazón una de sus señas de identidad desde hace un siglo; ahora, con motivo de la XI Feria de la Anchoa, todo ese arte sale de nuevo a la calle tras cinco años de veda. La anchoa en salazón en Santoña necesita mimos, y luego mucha creatividad para presentarla. Una vez trasladado desde el puerto a las fábricas, el bocarte es salado, descabezado y puesto en un recipiente de plástico sobre el que se coloca peso y donde permanece madurando cerca de seis meses; un proceso que culmina a gusto del consumidor.