Vídeo: Adiós, Manué

27 de Noviembre de 2012

Imposible pasar por la Avenida Carlos V en Sevilla sin detenerse en una parte de la acera ahora vacía. Era el lugar que ocupaba Manuel, un indigente muy querido en el barrio, ha muerto a los 55 años. El vacío que ha dejado al marcharse se ha convertido ahora en un altar espontáneo con mensajes que quizás lleguen tarde. Manuel nunca quiso ir a un albergue porque sus perras no podían acompañarle. El hombre de la esquina ha dejado de ser un número para brillar con nombre propio.