Vídeo: 320.000 euros de indemnización por una negligencia médica

16 de Octubre de 2013

Concha Cosano fue a Urgencias 10 veces en 13 días pero lo médicos no le diagnosticaban nada. Ella les decía que le costaba tragar y respirar hasta que, finalmente, un día se desmayó. Cuando volvió al Hospital fue cuando finalmente encontraron la causa. Concha tenía un hueso de pollo atascado en el esofago. Se había podrido e infectado el esófago que estaba necrosado. El tejido estaba muerto e irrecuperable.Tras 11 operaciones no se pudo reparar el daño y la propia Concha cuenta que no puede comer desde entonces. Su vida está anclada a una máquina que la alimenta a través del un tubo que ella debe conectar directamente a su estómago.Antonio, su marido, se queja de que si los médicos la hubieran diagnosticado bien habrían sido suficientes unas pinzas para extraer el cuerpo extraño. Concha no habría tenido que pasar por el suplicio de 11 intervenciones quirúrgicas y una lesión permanente que la obligará a alimentarse con una máquina de por vida.Ambos han luchado durante años para que la justicia les de la razón y ahora un juez de Sevilla lo ha hecho. 320.000 euros de indemnización por no haber atendido a Concha adecuadamente. Su abogada, María jesús Villalpando afirma que la sentencia deja muy claro que con Concha se cometió un error, una negigencia del propio sistema sanitario y un caso de descordinación porque cada médico que la atendió desconocía que pruebas le habían sido realizadas a su cliente. Antonio, por su parte, se alegra por haber ganado el juicio pero afirma que el dinero es lo de menos porque nadie le va a devolver la salud a su esposa. El juzgado, al menos, reconoce el calvario sufrido por esta mujer de Ecija y por eso la indemniza.