Siguiente Manuel Campo Vidal, entristecido...