La primera foto del vestido de novia de Laura Escanes

Laura Escanes y Risto Mejide se casaron este sábado en Barcelona frente a casi 500 invitados. La revista ¡Hola! ha publicado en exclusiva la primera imagen de la novia. Además, también se han hecho públicos los votos de la pareja. 

Que.es 22 de mayo de 2017

La boda de Laura Escanes y Risto Mejide ha sido, sin duda, uno de los grandes acontecimientos del año. La pareja se dio el 'sí, quiero' el pasado sábado en el Masía Mas Cabanyes de Argentona (Barcelona) frente a casi 500 invitados. 

Con el fin de no reventar la exclusiva, los invitados tenían prohibido publicar fotos del enlace, aunque se ha filtrado una en la que se ve a los novios durante el banquete. 

Por su parte, la revista ¡Hola! ha adelantado en exclusiva algunos detalles, como el esperado vestido de novia. En la imagen, compartida por Laura Escanes en sus redes sociales, se puede ver el vestido con un pronunciado escote en V, diseñado por Rosa Clará. Para ver todas las fotos habrá que esperar al miércoles. 

La pareja también ha hecho públicos sus votos. Los de Laura son los siguientes:

"Sí quiero.

Quiero pasar el resto de mi vida contigo. Que nos miremos como el primer día y que nos queramos como si fuera el último. Que nunca dejemos de reír y que lloremos cuando tengamos que hacerlo.
Sí quiero.

Quiero superar contigo todo lo que venga. Convertirme en ti y que tú te conviertas en mí. Que vayamos siempre en la misma dirección. Que miremos por nosotros por encima de cualquier cosa y que nada ni nadie pueda destruirnos. Que sólo construyamos.

Sí quiero.

Quiero que seamos capaces de hacer desaparecer el mundo cuando nos miremos. Que disfrutemos del día de hoy y de todos los que vengan. Quiero hacerte mi presente y mi futuro.

Sí quiero hoy, quise ayer y querré mañana. Y voy a quererte todos los ratos de mi vida.

Te amo".

Los de Risto Mejide son más extensos y hace un repaso de algunos momentos cotidianos y manías de su mujer.

"Sí quiero que me manches las gafas cuando te enfadas.

Sí quiero que me castigues sin móvil. Tú. A mí.

Sí quiero ver cómo tu armario crece aún más rápido que tus followers, que ya es decir.

Y cómo el mío se hace cada vez más pequeño, irrelevante y monocromo.

Sí quiero abrazarte y que des esos saltitos de ilusión y rabia a la vez.

Sí, quiero que me sigas endosando tu copa de vino cuando no quieres beber más.

Y que hagas lo mismo con la comida.

Y que encima le hagas creer al camarero que fui yo quien no se la acabó.

Sí, quiero tu pasta de dientes siempre abierta y apretada por donde no toca.

Sí quiero todas tus lágrimas de felicidad. Las que tienes ahora y las que derramas hasta en los anuncios.

Sí, quiero mirarte a esos ojazos y flipar todavía de que me estén mirando a mí.

Sí quiero besar tus tatuajes. Todos. Aunque no estén hechos con mi letra.

Sí quiero Roma, sí quiero Santa Mónica, Sí quiero Nueva York.

Sí quiero estar prohibido en Las Vegas.

Y alucinar en Maldivas con algún chamán.

Pero también quiero Las Letras, Puigcerdà y Lesseps.

Sí quiero quedarnos dormidos en el mejor restaurante del mundo.

Pero también las fajitas que nos prepara Ems.

Sí quiero ruiditos de barriga. Y caras de culpabilidad.

Sí, quiero tu forma de jugar con mi hijo, de haberle hecho sentir lo importante que es, y vuestra forma de quereros, y echaros de menos, que ya es vuestra y de nadie más.

Sí, quiero cada una de nuestras reconciliaciones, porque siempre se producen un pasito más allá.

Sí, quiero que el más maduro sea el que más tiene que madurar.

Sí, quiero hacerte reír con mis achaques.

Y con mis manías.

Sí quiero tu manera de decirme que en realidad la vieja eres tú.

Sí, quiero los momentos duros, los malos, los que ya hemos tenido y los que vendrán.

Sí quiero aprender a quererte cada día un poquito mejor, que no más porque es imposible.

Sí, quiero seguir callando bocas a base de amor, de sexo y de amistad.

Sí quiero decirle al mundo que el amor no entiende de género, de raza o de religión, como tampoco le importa la edad.

Por todo eso me hace MUCHA gracia la pregunta de si quiero casarme contigo.

Porque el amor NUNCA pregunta.

El amor llega y te responde lo que ni te habrías atrevido a plantear.

Acaba con tus yo nunca, se carga tus yo jamás.

Por eso, sí quiero pasar el resto de mi vida contigo.

Porque no es que me sienta como en casa.

Porque es que cariño, mi SITA, mi casa... eres tú".