El exceso de velocidad, posible causa del accidente de tren en O Porriño

Una comisión mixta de técnicos portugueses y españoles investiga la caja negra del tren accidentado ayer a las 9.20 de la mañana en O Porriño (Galicia). Debido a los trabajos de mantenimiento en la vía principal, el tren que cubría el trayecto Vigo-Oporto tuvo que circular por una vía secundaria en la que la velocidad está limitada a 30 km/hora. La velocidad inadecuada se plantea como la principal hipótesis.

Qué.es 10 de septiembre de 2016

Una tragedia ferroviaria volvió a golpear Galicia en la mañana de este pasado viernes nueve de noviembre. El tren que cubría la línea Vigo-Oporto descarriló y se estrelló contra un poste eléctrico y la viga de un puente en O Porriño (Pontevedra) dejando cuatro fallecidos y 48 heridos, uno de ellos aún en estado crítico. El primer vagón quedó destrozado.

Técnicos portugueses y españoles están analizando la caja negra del tren; pero ya se plantean las primeras hipótesis. Debido a los trabajos de mantenimiento en la vía principal, el tren tuvo que circular por una vía secundaria, donde se produjo el accidente. Se piensa que pudo descarrilar como consecuencia de una velocidad inadecuada para este tipo de vías, donde se encuentra limitada a 30 kilómetros por hora.

Fuentes de Adif han confirmado que el maquinista, fallecido en el accidente, era un hombre experimentado. También que el tren se encontraba en perfecto estado de mantenimiento.

El accidente de tren de O Porriño (Pontevedra) ha dejado cuatro fallecidos que ya han sido identificados. Se trata del maquinista José Arnaldo Moreira, de 45 años y natural de la localidad portuguesa de Ermesinde; el interventor Miguel Ángel Veiga, residente en Lugo; Joaquín Rodríguez, joven vigués de 23 años conocido entre sus amigos como 'Koki'; y un turista estadounidense.

Entre los heridos hay personas de otras nacionalidades como británicos, coreanos, italianos e hispanoamericanos. Se trata del primer accidente de tren con víctimas mortales en España después del de Angrois en 2013.