Caso Pujol: El expresidente declaró el dinero de Andorra tras ser descubierto

Los tiempos coinciden. El expresidente Jordi Pujol 'descubrió' al mundo sus cuentas opacas de Andorra, sí. pero solo después de que la bomba le hubiera estallado en las manos. Así, según el diario El Mundo, la familia Pujol transfirió desde sus cuentas opacas 3,1 millones de euros a España 10 días después de las primeras revelaciones periodísticas sobre la fortuna amasada

Qué.es 1 de septiembre de 2014

Después de que las informaciones periodísticas revelaran los fondos que la familia Pujol mantenía en bancos andorranos, la familia Pujol transfirió a España desde el país de los pirineos 3.144.383. Ese dinero solo sería una especie de cortina de humo, un supuesto cortafuegos para evitar que el escándalo llegase donde finalmente ha llegado. Los Pujol pretendían regularizar su situación fiscal. Una vez realizada ésta, las cuentas se cancelarían. 

El banco al que llegaron los fondos aceptó el calendario que marcaron los Pujol para hacer los depósitos y la documentación de la regularización además del compromiso de que las cuentas abiertas únicamente se usarían para esta finalidad, por lo que serían canceladas una vez realizado el pago al Fisco, según publica hoy El Mundo.

Una semana después de la apertura de las cuentas en España, esos 3.144.383,33 euros retornaron a nuestro país para cumplir con Hacienda. Otros 200.000 euros se habrían quedado, inicialmente, en las cuentas de origen.

CASO BANCA CATALANA

Según explicó el propio Jordi Pujol, las cuentas fueron abiertas con fondos procedentes de la herencia del padre del expresidente a favor de la mujer Marta Ferrusula. Sin embargo, los investigadores calificaron esta versión de poco sólida, ya que no aportó dato alguno ni fecha concreta sobre la citada. 

¿Qué piensan los investigadores? Apuntan la posibilidad de que ese capital proceda del caso Banca Catalana, la entidad creada en 1959 por Florenci Pujol, su hijo Jordi y Francesc Cabana. Años después, en 1984, los fiscales Carlos Jiménez Villarejo y José María Mena presentaron una querella contra directivos de Banca Catalana, entre los que se encontraba el propio Pujol, por el supuesto desvío de fondos

En concreto, se les acusaba de la compra irregular de valores inmobiliarios, con dinero de la caja b, para financiar distintas operaciones gravosas para la entidad, que terminó siendo intervenida en 1982. Los fiscales también sostenían, entre otras cosas, que Pujol y el resto de consejeros habían repartido 516 millones de pesetas en dividendos entre 1974 y 1976 cuando el banco ya tenía importantes pérdidas.

En cualquier caso, los movimientos bancarios de la familia Pujol desde Andorra a España no significan necesariamente que el dinero involucrado sea el único que esta familia mantiene lejos de ojos de Hacienda. Y es que en los informes policiales remitidos a la Audiencia Nacional, hablan de cantidades cercanas a los 2.000 millones de euros.

Así, los Pujol sólo repatriaron el dinero cuando se conoció su existencia y solo regularizaron los primeros fondos descubiertos en Andorra.