Madina denuncia presiones internas y mantiene su intención "firme" de concurrir a las primarias

El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Eduardo Madina, mantiene "firmes" sus intenciones de optar al liderazgo del PSOE en el próximo congreso del partido pese a las "presiones internas y externas" que le están llegando para que no presente su candidatura, según fuentes próximas al diputado vasco 

Qué.es 7 de junio de 2014

Según estas fuentes, la situación en el entorno de Madina es de "fortaleza máxima" a pesar de los mensajes que le están trasladando para que no dé un paso al frente y que proceden no sólo de algunos miembros del partido sino de sectores "ajenos al PSOE", que pretenden que sea la presidenta de la Junta y líder de los socialistas andaluces, Susana Díaz, la sucesora de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Por el momento, ninguno de los considerados 'precandidatos' de este proceso ha confirmado que optará a hacerse con la Secretaría General, pero las incógnitas deberán desvelarse en los próximos días, ya que el viernes 13 de junio comenzará el proceso de recogida de avales.

"FORTALEZA Y FIRMEZA"

Tampoco lo ha hecho Madina, que en los próximos días dará a conocer su decisión final. A día de hoy, el estado de ánimo de su entorno es de "fortaleza y firmeza", avalado por el apoyo que está recibiendo de muchos socialistas, cuadros y bases.
Según han explicado estas fuentes, este periodo de 'precandidatura' tuvo un "punto y aparte" la semana pasada, después de que, en la tarde del jueves, varios secretarios generales territoriales hicieran elogios públicos a la presidenta andaluza e incluso le pidieran que dé un paso al frente en el congreso, argumentando que Díaz es lo que necesita el PSOE.

Sin embargo, estos mensajes provocaron una "reacción" entre quienes ven en Madina el futuro del partido socialista y también de "malestar" ante los que buscan "minar" al secretario general con ese tipo de "maniobras orquestadas" que lo que pretenden es, a juicio del entorno del secretario general del Grupo Socialista, tener "controlado" el proceso de sucesión de Rubalcaba.

Y a esto responde precisamente, según han argumentado, los mensajes que le están llegando a Madina desde fuera del PSOE para que no opte a la Secretaría General, porque saben que el proyecto de este dirigente socialista va a suponer "un cambio de modelo" para el partido.

Pese a todo, el convencimiento del equipo de Madina -que comenzó a trabajar hace meses preparando la candidatura a las primarias abiertas que se habían fijado para noviembre- de que hay que "seguir adelante" es "absoluto". Su objetivo, señalan estas fuentes, es poner en marcha un "proyecto nuevo, renovador, que empatice con la izquierda actual, que es lo que demandan los votantes".

Y están seguros de que esta candidatura puede "ilusionar a una parte muy importante del PSOE" que, además, está deseando participar en sus procesos internos. Prueba de ello, explican, es la acogida que tuvo la petición de Madina para que se instaurara el modelo de elección directa por los militantes, que finalmente es el que estrenarán el 13 de julio en una votación a la que están llamados todos los afiliados.