Abdicación del Rey Juan Carlos: El ruido en el PSOE republicano

Menuda papeleta a la que tiene que jugar el todavía hoy secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Nadar y guardar la ropa entre dos aguas de un mismo cauce: lo que él mismo llamó el "corazón republicano del PSOE" instalado en buena parte de las bases de sus afiliados -sobre todo los más jóvenes-, y la responsabilidad de ser partido de Gobierno y actor principal en el pacto que alumbró la Constitución. Es innegable que en su partido esas aguas bajan revueltas. ¿Qué hacer?

Qué.es 4 de junio de 2014

En el PSOE estos días se habla de referéndum. Primero como un susurro. Pero se está convirtiendo en un grito, al menos en algunas federaciones, como publica hoy el diario El Mundo. Los socialistas de Galicia y Baleares ya han pedido una consulta sobre la República a la vez que desde Ferraz le restan importancia a esta petición de referéndum.

Ese ruido no parece que pueda ir mucho más allá, pero en el PSOE la gente de peso trata de frenar ese movimiento que podría crecer y extenderse por todas las federaciones. Las direcciones de los socialistas de Baleares y Galicia reclaman ya la celebración de un referéndum para que los españoles decidan si prefieren continuar con la Monarquía o cambiar a la República. Una posibilidad que choca frontalmente con la consigna clara que este mismo lunes dio el secretario general del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba y con las resoluciones aprobadas por el PSOE.

El mismo lunes, en la ejecutiva federal, varias voces hablaron de esa posibilidad, algo que en la ejecutiva suena irreponsable en este momento crucial que enfrenta la Corona. Rubalcaba respondió para intentar zanjar un debate que solo se hab´ñia apuntado: aseguró "comprender" a los jóvenes, pero pidió a toda la dirección y a todo el partido apoyar a la Monarquía "por responsabilidad" y para "garantizar la estabilidad", cuenta El Mundo.

A partir de ahí, voces y más voces que hablaban del "alma republicana" de su partido. Un principio fundacional que nunca se eliminó pese a la adhesión a la corona. Rubalcaba trató ayer de poner orden y aseguró que "el PSOE no va a romper el pacto constitucional alcanzado en la Transición", del que se mostró "orgulloso". Su equipo remite a la legalidad vigente en el partido. En la Conferencia Política de noviembre, los socialistas aprobaron una resolución que reconoce su "tradición cultural y política republicana", pero que defiende a la vez la Monarquía. ¿Una contradición?