Consulta soberanista: Artur Mas dice que "no es el punto final"

Artur Mas lamenta la oportunidad perdida, mantiene la mano tendida pero no da un paso atrás en sus intenciones y anuncia desarrollará sus propios instrumentos legales para celebrar la consulta

Qué.es 9 de abril de 2014

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha lamentado este martes la "oportunidad perdida" en el Congreso por los principales partidos estatales y el Gobierno central para lograr un acuerdo alrededor de la consulta, pero ha advertido de que el 'no' de la Cámara Baja no es un punto final.

"Este no es un punto y final, este es un punto y aparte. A partir de aquí las instituciones catalanas buscarán la construcción de marcos legales, que hay varios, para hacer una consulta el 9 de noviembre", ha afirmado en una declaración institucional desde el Palau de la Generalitat tras el debate.

El presidente catalán ha afirmado que "aquí no se acaba todo, ni mucho menos", y ha apuntado que el camino debe seguir pese al 'no' de la Cámara Baja, manteniendo el tono constructivo, pacífico, ilusionado y democrático que, según ha dicho, han mostrado los diputados catalanes este martes. "El proceso sigue, iremos adelante y buscaremos este acuerdo que hoy ha sido negado, y sabiendo que al final la voluntad del pueblo no la puede frenar una votación en el Congreso", ha remachado.

Dirigiéndose -ha dicho- al conjunto de España y también fuera del Estado, ha remarcado que si la voluntad mayoritaria de los catalanes se mantiene firme en favor de una consulta de autodeterminación, trabajará para cumplir el compromiso de que esa voluntad "pueda expresarse con normalidad en las urnas".

El presidente de la Generalitat ha argumentado que los que han rechazado la consulta "se han equivocado, y el tiempo lo demostrará", y ha subrayado que podrían haber permitido que se tramitase la proposición de ley en el Parlament porque existían suficientes marcos legales.

Después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, haya asegurado que no puede traspasar la competencia para celebrar la consulta porque se lo impide la ley, Mas ha negado que sea una cuestión de legalidad y ha afirmado que "ha faltado voluntad política".

"No los podemos obligar a aceptar lo que no quieren aceptar, pero que no confundan diciendo que no pueden", ha continuado, y ha remarcado que el proceso soberanista sigue pese a que los que se oponen a la consulta a nivel estatal, ha dicho, son más y son más poderosos.

"MIEDO" DE PP Y PSOE

El presidente de la Generalitat ha achacado el 'no' de PP y PSOE a que "tienen miedo de que el pueblo vote en las urnas", un temor que ha atribuido al hecho de que ambos partidos estén, a su juicio, en falso respecto a Cataluña.

Ha agradecido todos los apoyos recibidos por parte de partidos del resto del Estado, y ha ensalzado que, pese a los 299 votos en contra recibidos, ha habido más grupos que han apoyado la consulta de los que la han rechazado.