Mariano Rajoy viaja a Italia para acercar posturas sobre la crisis

El presidente del Gobierno viajará a Roma para reunirse con el presidente de Italia, Enrico Letta, y acercar posturas sobre la crisis económica y otras cuestiones como la inmigración o el empleo.

EP 27 de enero de 2014

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, viaja este lunes a Roma para presidir junto a Enrico Letta la XVIII Cumbre hispano italiana, que ambos Gobiernos aprovecharán para intentar coordinar posiciones en la UE sobre las medidas que han de tomarse para salir de la crisis, ha informado el Ejecutivo español.

Esta reunión se programó inicialmente para el 10 de diciembre pasado, pero se aplazó con motivo de la muerte y posteriores funerales de Nelson Mandela.

El Palacio de la Moncloa ha informado en un comunicado de que la cumbre con Italia brindará la oportunidad para reforzar las ya "excelentes" relaciones entre los dos países tanto a nivel bilateral como europeo, pero también para "acercar posturas" hacia la salida de la crisis y coordinar otras prioridades en temas como inmigración, empleo, o la efectiva conclusión de la unión bancaria.

Italia es uno de los países europeos con los que tradicionalmente España más se coordina en la UE, debido a su coincidencia de intereses como países mediterráneos, con retos comunes como la lucha contra la inmigración, por citar solo un ejemplo.

Pero además este país asumirá la presidencia del Consejo de la UE en el segundo semestre de 2014, y muchas de las prioridades de su agenda serán también del mayor interés para España.

Rajoy viajará a Roma acompañado de los ministros de Defensa, Fomento, Interior, Industria, Empleo y Sanidad, que mantendrán reuniones con sus respectivos colegas. Pero también participarán en la cumbre los secretarios de Estado de Asuntos Exteriores (el ministro García-Margallo estará de viaje en Etiopía), para la UE, e Investigación, que verán a sus homólogos.

LAZOS ECONÓMICOS

Italia, como octava economía del mundo y cuarta economía europea, mantiene con España unas relaciones caracterizadas por su normalidad y estabilidad, tanto a nivel económico como comercial. El volumen de comercio bilateral, tras el pico de 2011, ha iniciado una senda descendente, hasta situarse en los 32.940 millones de euros en 2012.

España mantenía tradicionalmente con Italia un déficit en la balanza comercial que se ha transformado en superávit. De hecho, ya en 2011 se alcanzó un superávit de 219 millones de euros que no ha dejado de aumentar hasta alcanzar los 1.871 millones de euros de enero a noviembre de 2013.

Italia fue en 2012 el cuarto cliente de la exportación española, con un 7,4% del total, siendo las exportaciones más representativas las de medicamentos, aceite de oliva, automóviles y gasóleo. También es nuestro cuarto suministrador, representando un 6,3% del total de las importaciones españolas, con productos como el gasóleo, medicamentos, componentes y accesorios de automoción y productos siderúrgicos.

Las últimas cifras disponibles muestran una mayor reducción de las importaciones, 7%, mientras que las exportaciones han aumentado ligeramente, un 0,2%.