Caso Prestige: El juez absuelve a los acusados y exime al Gobierno Aznar

El juez del Tribunal de la Audiencia Provincial de A Coruña absuelve al capitán del Prestige, Apostolos Mongouras, al jefe de máquinas del petrolero, Nikolaos Argyropoulos y el ex director general de la Marina Mercante, José Luis López Sors, por el hundimiento del "caso Prestige". Los tres acusados quedan absueltos por la "dificultad de atribuir responsabilidades", salvo el capitán del barco que le condenan por un delito de desobediencia y le condenan a nueve meses de cárcel, aunque no lo mandan a prisión. El Tribunal también absuelve al Gobierno de responsabilidad penal por la tragedia y autoriza a alejar el barco de la costa gallega.

Ares Valdés 13 de noviembre de 2013

Además...

Las causas del hundimiento del Prestige quedan todavía en el aire. La sentencia reconoce que se rompió uno de los tabiques y que el mantenimiento del buque era insuficiente, pero no puede demostrarse que fueran las consecuencias del hundimiento.

Alegan que el buque no pudo soportar el temporal. "El fallo estructural fue por culpa de un mantenimiento deficiente y que se ocultó a la tripulación, ha explicado el presidente del Tribunal durante la lectura de la sentencia.

"No se puede hacer ningún reproche de imprudencia y menos de imprudencia grave" ha asegurado el juez, aunque la sentencia reconoce que se derramaron 63.000 toneladas de fuel, 170.000 residuos, 2.900 kilómetros de costa y 1.177 playas afectadas.

Como "no podía saberse, ni nadie sabia el estado del buque y el aspecto era bueno" nadie puede determinar las causas del hundimiento y "no existe ninguna responsabilidad penal".

REPROCHE A LA EMPRESA PROPIETARIA...Y NADA MÁS

El Tribunal reprocha a la empresa propietaria del barco que ocultara las condiciones en las que se encontraba el buque.

Contra la sentencia dictada podrá redactarse un único recurso extraordinario de casación ante el Tribunal Supremo. Para los tres acusados se pedía una condena de entre 5 y 12 años de cárcel, aunque parecía improbable que fueran a prisión por su avanzada edad, todos ellos rondan los 70 años y la petición expresa que presentaba el fiscal de Medio Ambiente y los letrados de las acusaciones.