Mariano Rajoy defiende ante la ONU la inclusión de España como miembro del Consejo de Seguridad en 2015

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy defenderá en su discurso de hoy ante la Asamblea General de Naciones Unidas la candidatura de nuestro país para la inclusión de España en el Consejo de Seguridad del organismo en 2015. También aprovechará para incluir la reivindicación sobre Gibraltar, según han informado fuentes gubernamentales.

Qué.es 25 de septiembre de 2013

Aunque Moncloa aún está cerrando las reuniones bilaterales -por el momento están previstas con los presidentes de Chile, Perú e Irán- y terminando de perfilar el discurso que pronunciará Rajoy ante los líderes mundiales, las líneas generales ya están tarzadas. Se da por seguro que Gibraltar ocupará un espacio importante en esa intervención, máxime cuando es un tema que tradicionalmente han llevado a la ONU otros expresidentes como José María Aznar o José Luis Rodríguez Zapatero.

De hecho, el propio Mariano Rajoy ya propuso el año pasado en ese mismo marco abrir un diálogo "directo y sincero" sobre la descolonización de Gibraltar argumentando que "se han perdido ya demasiados años".

El jefe del Ejecutivo solicitó entonces la vuelta a las conversaciones bilaterales entre ambos países, que no se celebran desde el año 2002 por la oposición de Gibraltar a que Madrid y Londres hablen entre ellos de la soberanía del peñón.

EL CONFLICTO 'ETERNO'

Esta reivindicación sobre Gibraltar tendrá más eco esta año tras el conflicto abierto este verano, después de que las autoridades gibraltareñas lanzaran al mar 70 bloques de hormigón. Los pescadores españoles denunciaron que el objetivo era impedirles faenar y, de hecho, inutilizaron el caladero.

El vertido provocó la denuncia de España ante la Fiscalía de Medio Ambiente y ante la Unión Europea, además de la aplicación más restrictiva de los controles en la Verja, con las consiguientes colas. Una decisión, esta última, que molestó a las autoridades de Gibraltar y tuvo como consecuencia la petición, por parte del premier británico a José Manuel Durao Barroso del envío de una comisión de expertos al Peñón para verificar si las medidas españolas se ajustaban a la legalidad. Algo que aprovechó España para pedir que también revisaran el contrabando y el blanqueo de capitales.

Además y a pesar de las quejas de las autoridades gibraltareñas, el Gobierno ha insistido en que es su obligación realizar registros en la frontera, ya que la colonia no forma parte del espacio Schengen, y tiene que garantizar el cumplimiento de la legislación sobre el tráfico de personas, bienes y mercancías.

La Comisión Europea finalmente ha decidido enviar una misión de observación a la Verja, que llegará el próximo día 24 --aunque se prevé que el único día de trabajo sea el 25 de septiembre-- con el objetivo de revisar las colas en la Verja y el contrabando de tabaco. Pero según informó la Comisión esta semana, no se incluirá el blanqueo de capitales ni el fraude fiscal.

HABLAR ANTE LOS TRIBUNALES INTERNACIONALES

A principios de septiembre, durante su comparecencia en el Congreso, el ministro Margallo ofreció a los grupos de la oposición, dialogar sobre la posible reclamación ante los tribunales internacionales de la soberanía española sobre Gibraltar.

Aunque el ministro ya dijo entonces que en el contencioso actual no se está discutiendo de soberanía, sino del cumplimiento de la normativa comunitaria en la colonia británica, esbozó cuál sería el escenario para "abordar" este "problema" que está "subyacente en todas las discusiones".

Así, al hablar de la soberanía, explicó que existen tres "opciones", el Tribunal de la Haya, un tribunal arbitral 'ad hoc' y el tribunal de derechos del mar, que podrían dirimir sobre los tres contenciosos abiertos en la cuestión de la soberanía: el territorio cedido por el Tratado de Utrecht de 1713, las aguas colindantes al Peñón y el istmo que nunca se cedió.

EL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU

El presidente del Gobierno también aprovechará su presencia en la Asamblea General de la ONU para recabar apoyos a la candidatura de España al Consejo de Seguridad en 2015.

El Ejecutivo quiere optar a uno de los dos asientos que quedarán libres en 2015 para los países del bloque Europa Occidental y otros, para lo cuál deberá enfrentarse a una votación en la Asamblea General el próximo año a otros dos candidatos, Turquía