Un error informático deja sin trabajo a cientos de interinos y convoca a otros tantos que no tenian nota suficiente

Un error informático en la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid provoca el caos y deja fuera de las listas de maestros interinos de Infantil a más de 600 profesionales. Todos pendientes de trabajar... O no..El acto público de publicación de listas, celebrado esta mañana en el IES Villaverde de Madrid registró momentos de alta tensión y algunos gritos y zarandeos. La Comunidad dice que no hay fecha para corregir las listas. Mientras, 300 plazas de profesionales, que dan cobertura a 20 niños por maestro, permanecen sin cubrir en los colegios públicos madrileños.

José J. Alonso/Qué.es 16 de septiembre de 2013

Y a esta hora, la página web de Educación aún no ha rectificado el entuerto. Ni maneja fecha para hacerlo. Para mayor escarnio, la convocatoria fallida de esta mañana permanece activa, eso sí, en la web institucional.

Cientos de maestros interinos que no pensaban trabajar este curso lectivo debido a que su última nota de la oposición no era buena pensaron el pasado viernes que la vida, por fin, les sonreía. Al contrario, un número similar de estos profesionales que contaban con trabajar inmediatamente o en un futuro de semanas creyeron estar viviendo una pesadilla. La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid convocaba el pasado viernes día 13, a eso de las 15:00 horas -como es preceptivo por escrito y en su página web- sin tiempo para poder recibir llamadas de reclamación o avisos de inmteresados , al acto publico de publicación de listas de interinos. La cita era este lunes por la mañana y reservaba algunas sorpresas desagradables.

Se supone que, posteriormente, en función del orden en la lista, los  profesionales eligen destino. A las 08:30 de este lunes, los profesionales se agolpaban en el IES Villaverde, en el que la administración regional instaló la Oficina de Asignación Centralizada del Profesorado Interino. Una cita que no ha sido lo tranquila que la Comunidad esperaba.

Gritos, protestas, silbidos e incluso algún conato de violencia. Así ha transcurrido la convocatoria que otros años, por supuesto, es mucho más tranquila. La razón es obvia: Unos se encontraban con que el milagro que se obró el pasado viernes es "un simple error informático", según la Consejería de Educación. Otros, los que se vieron fuera de la posibilidad de trabajar en contra de su última nota de la oposición, pedían cuentas. Su plaza, su trabajo se había esfumado. Y en medio, los representante sindicales apenas podían alzar su discurso. Ni educativo, ni edificante...

I.G, una maestra interina con más de 10 años de experiencia nos explicaba su frustración: "Es como un sueño roto. Yo esperaba trabajar ya mismo. Tenía mis planes, mi calendario. Un vida, al fin y al cabo. No entiendo que jueguen así con el trabajo de la gente... Tal y como está el patio". Su opinión contrastaba con la de un grupo de trabajadores que hasta hace cuatro días, contados, habían perdido la esperanza de trabajar y el anuncio del pasado viernes les sonó a música celestial: "Queremos nuestra plaza", gritaban.

Javier Pérez de CSI-CSI, enmienda la plana a la administración regional: "No estamos hablando de un mero error informático. Hablamos de un sistema de asignación de plazas que ha sido modificado por la administración sin consenso y a las bravas. Es un sistema de contratación nulo e injusto. Claramente discriminatorio".

El caso es que no hay fecha adminitrativa para volver a publicar las listas de asignación de plazas. Y lo inminente, lo grave, es que hay 300 plazas de maestro que tienen que ser cubiertas. Cada una de esas plazas lleva aparejados a unos 20 niños, un ratio que arroja un número de alumnos afectados de verdadero pasmo: Unos 6.000 alumnos esperan profesor, según fuentes sindicales.