Cifuentes dice que no ha cometido ningún fallo el primer año, "aunque todo es mejorable"

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha afirmado hoy al hacer balance de su primer año en este cargo que, aunque toda gestión siempre es "mejorable", ella no es consciente de haber cometido "ningún error, ningún fallo".

Madrid, EFE 16 de enero de 2013

Cifuentes tomó posesión como delegada del Gobierno en Madrid hace justo un año, por lo que hoy ha hecho balance del mismo aprovechando una rueda de prensa en la que ha informado de la desarticulación de una banda dedicada a la venta de hachís.

"Ha habido cosas buenas y malas, cosas mejores y cosas peores, pero en definitiva me siento satisfecha con el balance, aún siendo consciente de que hay mucho por hacer y sin duda hay cosas que se pueden mejorar", ha dicho la delegada, que ha sostenido que no es consciente de haber cometido "ningún error, ningún fallo".

Ha matizado que "hay muchísimas cosas que son mejorables, la inmensa mayoría" y ha asegurado que se pone "la primera de la fila" en este sentido, porque "la autocrítica es muy necesaria" y sobre todo porque sus equivocaciones o aciertos repercuten directamente en los ciudadanos y su intención siempre es beneficiarles.

Cifuentes ha anunciado que va a seguir trabajando "en la misma línea para garantizar los derechos de los ciudadanos y el cumplimiento de la ley, para que Madrid sea una comunidad más segura", y además con una actitud "renovada, con más ilusión y más ganas".

En cuanto a las críticas que ha recibido por su manera de gestionar algunas de las manifestaciones celebradas en Madrid y afirmar que era partidaria de "modular" el derecho de manifestación, Cifuentes ha matizado que lo que opina es que hay que "racionalizar el uso del espacio público, para que no coincidan demasiadas manifestaciones en un mismo día y en un mismo espacio".

Ha incidido en que no es partidaria de "restringir" el derecho a manifestación, como a su juicio demuestra el hecho de que en 2012 se han celebrado en Madrid 3.419 manifestaciones, una cifra "récord" y muy superior a la del año anterior, cuando tuvieron lugar 1.963.

En este sentido ha destacado que en 2012 hubo una media de diez manifestaciones al día, con días récord como el 23 y el 30 de noviembre, cada uno de los cuales se contabilizaron 58 manifestaciones y concentraciones.

Cifuentes ha recordado que el derecho a manifestación "no requiera autorización previa", sino sólo comunicación oficial a la Delegación del Gobierno, que puede modificar el recorrido o la duración de la movilización por seguridad, algo que los manifestantes pueden recurrir.

"En algunos casos los tribunales han dado la razón a la Delegación y en otros no", ha recordado Cifuentes.

La delegada cree que se han cumplido, aunque de manera mejorable, los dos objetivos prioritarios que se marcó: garantizar los derechos fundamentales y libertades públicas e incrementar la seguridad ciudadana.

En este segundo ámbito ha subrayado que se han celebrado 134 reuniones de juntas locales de seguridad y consejos de distrito, se ha creado la Unidad de Prevención y Reacción de la Policía Nacional para apoyar a los 'antidisturbios' y se han acometido numerosas operaciones policiales, como 76 contra el tráfico de droga que se han saldado con la detención de 380 personas.

También se ha abordado el problema de seguridad en la Cañada Real, con 15 operaciones policiales en la que han sido detenidas más de cien personas y con la participación en la elaboración de un plan integral para revitalizar la zona que lleva a cabo la Comunidad de Madrid junto a los tres ayuntamientos afectados (Madrid, Coslada y Rivas).

La delegada ha agradecido a la fuerzas y cuerpos de seguridad su profesionalidad y su apoyo durante este año y ha expresado su deseo de agotar la legislatura en el mismo.

El jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez, que mañana cumplirá un año en el cargo, también ha dado las gracias a la delegada por su trabajo y ha destacado la colaboración que ha recibido de sectores de la sociedad como los taxistas y los comerciantes en el desempeño de su labor.