España quiere dedicar dinero del rescate bancario a salvar la deuda

El Gobierno español sopesa destinar el dinero sobrante del rescate bancario de 100.000 millones de euros a la compra de deuda. El objetivo es activar así la intervención ilimitada del Banco Central Europeo (BCE) en el mercado secundario y lograr una rebaja de los costes de financiación, según han informado fuentes conocedoras de las negociaciones.

Qué.es 20 de septiembre de 2012

Esta opción facilitaría la aprobación de la ayuda por parte de los socios del Eurogrupo porque el rescate bancario ya ha sido ratificado por los parlamentos de los países que así lo exigen, como Alemania y Finlandia, y España no estaría pidiendo más dinero.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy prevé que las necesidades de capital de la banca -que la consultora Oliver Wyman hará públicas la semana que viene- queden por debajo del tope de los 100.000 millones y se sitúen cerca de los 62.000 millones de la estimación inicial que se publicó en junio.El Gobierno se plantea utilizar este remanente para la compra de deuda, una posibilidad contemplada expresamente en el contrato para el crédito bancario suscrito entre el fondo de rescate y el Estado español.

CONDICIONES CUMPLIDAS

Para ello, debe presentar una solicitud al Eurogrupo y negociar con la Comisión, el BCE y el Fondo Monetario Internacional "cualquier modificación o suplemento necesario al memorándum de entendimiento".

Se cumplirían así en principio los requisitos impuestos por el presidente del BCE, Mario Draghi, para intervenir de forma ilimitada: la petición de ayuda al fondo de rescate y la imposición de condiciones "estrictas".

La Comisión Europea ha restado valor a esta alternativa de rescate. "El dinero puesto a disposición para la recapitalización, reestructuración y reforma del sector financiero español es para este objetivo", ha dicho el portavoz de Asuntos Económicos, Simon O'Connor.

"Lo demás es entrar en escenarios que son puramente especulativos e hipotéticos", ha agregado al ser preguntado por si España ha planteado oficialmente al Ejecutivo comunitario usar parte del dinero del rescate bancario para la compra de deuda.