Muerte de Santiago Carrillo: el hombre al que nunca le impresionó ningún político

La muerte de Santiago Carrillo ha conmocionado al mundo de la política. El ex dirigente del Partido Comunista ha fallecido a los 97 años en su casa de Madrid de forma repentina, según han informado fuentes de Izquierda Unida.

Qué.es 18 de septiembre de 2012

Vídeo: Europa Press

Santiago Carrillo desató pasión y odio a partes iguales, vivió la Primera Guerra Mundial (aunque aún fuera un bebé), la Guerra Civil Española, la Segunda Guerra Mundial, el exilio, la Transición... Además, ha compartido momentos tan importanes de su longeva vida con personajes como Stalin, La Pasionaria, Rafael Alberti o Adolfo Suárez, entre otros muchos. Aún así, Santiago Carrillo, siempre reflexivo en sus respuestas y con un eterno cigarro en su mano, no dudaba en afirmar hace un año y medio en una entrevista que Carrillo concedió a Qué.es tras la publicación de su libro 'La difícil reconciliación de los españoles', que no hay ningún político de todos los que ha conocido que le haya impresionado.

El histórico dirigente del PCE (fue secretario general desde 1960 a 1982) fue una figura más que relevante en la oposición al franquismo y su labor durante la Transición fue fundamental, pus su postura favoreció que el proceso democrático no se estancara en un momento complicado.

El 9 de abril de 1977 es legalizado el PCE por el Gobierno de Adolfo Suárez y el 15 de junio tienen lugar las primeras elecciones democráticas, en las que Santiago Carrillo es elegido diputado al Congreso por Madrid, con lo que después formaría parte del proceso de elaboración de la Constitución Española. Renovó su elección en las sucesivas convocatorias electorales, aunque ya en 1982 los resultados electorales fueron peores de lo esperado, hubo varios abandonos por parte del llamado "sector renovador" y Carrillo dejó la secretaría general en manos del PCE, en manos de Gerardo Iglesias en noviembre de 1982. Un año después se formaría el Partido de los Trabajadores de España-Unidad Comunista, pero no logró atraer a los votantes y acabó integrándose en el PSOE. Algo que no aceptó Santiago Carrillo, que no se sumó a esa integración.

Retirado de la vida política activa dedicó los últimos años de su vida a escribir, dar conferencias y participar en tertulias radiofónicas. Ha sido una voz respetada y admirada por las personalidades más relevantes del panorama político nacional e internacional, independientemente de que muchas de esas personas no compartiesen sus ideas.