Niños desaparecidos en Córdoba: Josefina Lamas, la forense del informe erróneo, cotejó los huesos con fotos de Google

La forense de la policía científica que estudió los restos óseos encontradoen la finca de Las Quemadillas, Josefina Lamas, ha confesado en un informe interno que los estudió durante unas horas y que cotejó los huesos con fotografías de Google, según el texto al que ha tenido acceso el programa 'Nada es igual' de Telecinco.

Qué.es 6 de septiembre de 2012

El informe erróneo de la policía científica sobre los huesos encontrados en la hoguera de la finca de Las Quemadillas en el marco del caso de la desaparición de los niños Ruth y José sigue en el punto de mira. La forense Josefina Lamas elaboró un informe interno para explicar el protocolo que siguió en el análisis de los restos óseos. En ese documento, que tuvo que remitir a sus superiores después de que se hicieran públicos los resultados del análisis de los restos llevado a cabo por el doctor Etxebarría (que confirmaban que los restos eran humanos), la perito explica que el análisis de los huesos encontrados en la hoguera no fue exhaustivo, tal como se relata en el informe firmado el 10 de noviembre de 2011, sino que en realidad se limitó a examinar los restos durante cuatro horas y que cotejó las muestras con fotografías encontradas en Google. En dicha explicación, a la que ha tenido acceso el programa 'Nada es igual' de Telecinco, la forense Josefina Lamas sigue manteniendo que los restos pertenecen a animales.

Poco después de que el juez cordobés José Luis Rodríguez Laín acusara a José Bretón, padre de Ruth y José, por el asesinato con alevosía de sus dos hijos, el director general de la Policía, Ignacion Cosidó abrió una investigación y ordenó que se depurasen responsabilidades. La primera acción en este sentido fue precisamente la destitución de Josefina Lamas, la forense de la Policía Científica que aseguró en el primer informe sobre los huesos encontrados en Las Quemadillas pertenecían a pequeños roedores y no a humanos.

El último informe, el elaborado por el Instituto Nacional de Toxicología y de la Universidad Complutense de Madrid reveló que los huesos hallados en la finca de Las Quemadillas (Córdoba) eran humanos y pertenecían a dos niños. con lo que se ratificaría el segundo (encargado por la acusación particular) y tercer informe (encargado por el Ministerio del Interior), elaborados por el forense Francisco Etxeberría y el paleontólogo José María Bermúdez de Castro, respectivamente; y echaría por tierra el primer informe, el de la Policía Científica.

Ahora sólo queda comparar el ADN que se logre extraer de los restos hallados en la hoguera de Las Quemadillas con el de los niños Ruth y José, algo que deberá determinar el Servicio de Biología del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses.

Este trabajo cuenta con una dificultad añadida debido a que, como señalaban los informes realizados hasta la fecha, los restos fueron extraídos de una hoguera en la que se aplicó una plancha metálica que elevó la temperatura de las llamas a entre 650 y 800 grados. A esa temperatura es difícil conservar muestras de ADN.