Aumenta el consumo de tabaco de liar entre los jóvenes

En los últimos años ha aumentado entre los jóvenes el consumo de tabaco de liar, según una encuesta de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), porque es más barato y porque existe la percepción de que es menos dañino.

Qué.es 22 de mayo de 2012

Aumenta el consumo de tabaco de liar entre los jóvenes
Casi 8 de cada 10 españoles vería mal que se fumara de nuevo en bares y restaurantes.

El estudio revela que un 26% cree que este tipo de tabaco es menos lesivo que los cigarrillos comunes, un porcentaje que se eleva hasta el 32% cuando se trata de los menores de 30 años. Según el doctor Vidal Barchilón, "el de liar es tan perjudicial como el otro. Es importante que se sepa porque precisamente aquellos que fuman el primero puede aumentar su consumo si están convencidos de que corren un riesgo menor para su salud".

Además, el informe señala que casi ocho de cada diez españoles (78%) vería mal que se permitiese de nuevo fumar en bares y restaurantes y el 82% cree "acertada" la decisión de prohibir el tabaco en lugares públicos cerrados, por lo que se muestra en contra de modificar la normativa.

La investigación también indaga en cómo han cambiado los hábitos de los fumadores año y medio después de entrar en vigor la ley que prohíbe fumar en lugares públicos cerrados y un 90% dice acudir igual o más a lugares de ocio.

Por su parte, un 20% asegura que fuma menos en el hogar, un 12% más y un 57% igual que antes, mientras que un 10% no consumía tabaco antes ni lo hace ahora. El efecto es parecido en el coche: un 15% confiesa que ahora le cuesta más encender un cigarrillo mientras conduce o va de acompañante; un 9% fuma más a menudo y un 46%, con la misma frecuencia que antes.

Por último, el 73% de los consultados afirma haber recibido algún consejo en el último año; un 77% dice que le gustaría que la recomendación les llegara en el centro de salud, muy por encima de la farmacia (5%) o el hospital (2%).

La investigación se ha llevado a cabo en centros de salud de toda España a 4.000 ciudadanos, entre los que había fumadores, no fumadores y ex fumadores.