¿Cuál es el verdadero afán?

15 de abril de 2012

Es evidente que algunos preferirían que el Rey estuviera sentado en casa y no hiciera nada casi nunca. Que el tropezón que tuvo en un campamento de caza en la madrugada del viernes en Botsuana lo hubiera sufrido, como mucho, saliendo de una hamburguesería en Madrid. El jolgorio mediático que ayer se organizó en la red -y que sobrepasará los medios electrónicos en las próximas horas- encierra en sí...

Leer noticia completa en ABC.es