Disidentes cubanos acogen escépticos las declaraciones del cardenal Tarcisio Bertone

Miembros de la disidencia interna en Cuba se mostraron escépticos ante la afirmación del cardenal Tarcisio Bertone, "número dos" de la Santa Sede, en el sentido de que la próxima visita del papa Benedicto XVI "ayudará al proceso de desarrollo hacia la democracia" en la isla.

La Habana, EFE 23 de marzo de 2012

En la víspera del viaje del papa a México y Cuba, el cardenal Bertone dijo al diario italiano "La Stampa" que, tras la visita de Juan Pablo II a la isla en 1998, la Iglesia Católica ha dado pasos hacia la libertad religiosa y se ha reforzado el diálogo y la cooperación entre la Iglesia y el Estado.

Además afirmó que la visita que Benedicto XVI realizará a Cuba del 26 al 28 de este mes "ayudará al proceso hacia la democracia y abrirá nuevos espacios de presencia y de actividad (de la iglesia)".

La portavoz del grupo disidente "Damas de Blanco", Berta Soler, dijo que "respeta" lo que "pueda decir Bertone" porque "pudiera ser así, porque sabemos que estamos frente a un gobierno impredecible y que el problema de la libertad de Cuba depende de los cubanos".

"Vamos a tener confianza en Dios porque somos mujeres llenas de fe y esperanza", añadió Soler.

Pero consideró que "para la sociedad civil y el sector marginado, la disidencia, es muy importante que su Santidad y en su apretada agenda le dedique un tiempo".

"Es necesario que él (el papa) escuche a las personas marginadas para que conozca la realidad de la situación actual del pueblo de Cuba y así podemos tener una esperanza de que pueda mejorar el respeto a los derechos humanos por parte del Gobierno", señaló la disidente.

Para Elizardo Sánchez, portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), la declaración de Bertone confirma su convicción de que la Iglesia Católica en Cuba y el propio Vaticano desean lo mejor para el pueblo de la isla.

No obstante, duda de que "esta buena voluntad de la Iglesia sea suficiente para remover el principal obstáculo en el camino del pueblo de Cuba hacia la democracia y la prosperidad, que es el gobierno de los hermanos Castro y su negativa durante décadas a aceptar la necesidad de reformas modernizadoras en Cuba".

Por su parte, el líder del "Movimiento Cristiano Liberación" (MCL), Oswaldo Payá, dijo a Efe que "ojalá que la visita del papa sea otra contribución para ayudar al proceso de democracia aún bajo la represión".

"Pero le recuerdo al cardenal Bertone que el MCL y la disidencia en general hemos luchado sin odio por esos espacios para todos los cubanos y por un diálogo sin exclusiones", recalcó.

Asimismo consideró que "las últimas experiencias con (visitas de) personalidades del Vaticano en Cuba y de la propia jerarquía en La Habana, niegan no ya la participación sino hasta la existencia del movimiento disidente" en la isla.

"Si Bertone hubiera dialogado con nosotros alguna vez se lo hubiera explicado mejor", agregó Payá, premio Sájarov 2002 del Parlamento Europeo.