En el paro, tras aprobar cuatro oposiciones

Desde 2008 las plazas de empleo público se han reducido un 92% y los interinos ven más difícil aún conseguir un puesto fijo.

S.Plaza/Que.es 19 de marzo de 2012

En el paro, tras aprobar cuatro oposiciones
Cristina del Olmo ha aprobado cuatro oposiciones de maestra. Foto: MER

Cristina tiene clara su vocación: quiere ser profesora. Sin embargo, los recortes no entienden de sueños «ni de esfuerzo, ni de horas de estudio, ni de dinero invertido». Después de cuatro oposiciones aprobadas (en las que no obtuvo nota para la plaza fija), y de haber conseguido entrar en la bolsa de interinos, hoy tiene que sobrevivir con el subsidio de 426 euros que le concede el paro.

Esta joven valenciana se siente inmersa en una carrera de fondo en la que, por el momento no ve la meta, ya que al menos durante los próximos meses sabe que no tendrá alumnos a su cargo.«En mi Comunidad, este año han decidido que no habrá oposiciones y que no se van a cubrir las bajas por lo que en el 2012 no trabajaré», se resigna esta treinteañera que ha pasado su juventud entre apuntes.

Cristina no es la única opositora que ha visto bloqueado su camino por los 'ajustes' realizados por las Comunidades Autónomas. «En educación este año sólo saldrán oposiciones en Andalucía, País Vasco, Madrid y, a lo mejor, en Cantabria», cuenta Antonio Redero, secretario de enseñanza pública de UGT, mientras ofrece cifras que dibujan el panorama. «En Secundaria el año pasado se jubilaron 6.000 profesores y este año entrarán 1.800, en el caso de que salgan las previstas». 

¿Vidas resueltas?

Según un estudio del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), un 56% de los jóvenes prefieren ser funcionarios a tener un contrato indefinido. Sin embargo, la realidad se opone a estos deseos de estabilidad, pues trabajar en lo público es cada día un poco más difícil.

Y así lo demuestran los datos de la oferta de empleo para la Administración Central, que indican que mientras en 2008 se ofertaban 35.895 plazas, el año pasado apenas se superaron las 2.700 nuevas incorporaciones, una reducción de un 92%. Las previsiones para este año son todavía menos alentadoras. A finales de 2011 el Gobierno anunciaba que en estos 12 meses no se procederá a la incorporación de nuevo personal, con excepciones en el área de la educación, sanidad, Fuerzas de Seguridad del Estado, Fuerzas Armadas y lucha contra el fraude fiscal y laboral, ámbitos en los que se promete una tasa de reposición del 10%. Ninguna esperanza para el resto.

Hoy en día, la certidumbre no visita ni a los que ya han superado una oposición. «Después de seis años de sacrificios, recorriéndome la Comunidad Valenciana de norte a sur, quemando vida, postergando sueños y haciendo lo que se suponía que debía hacer para lograr un trabajo estable, me encuentro juzgado y condenado por honrado», sentencia Miguel Ángel, un profesor interino que ha visto cómo su jornada, que tiene que realizar a 40 kilómetros de su casa, se reducía este año a la mitad.

Otros han tirado la toalla, como Francisco, que ahora trabaja de camarero en Londres tras conseguir ejercer como profesor de Secundaria en España. Por aquel entonces «las condiciones de trabajo de un  profesor eran las que todo el mundo debería tener». Hoy, si eres interino, significa «trabajar 12 horas a la semana y cobrar para cubrir gastos». Y todo por haber aprobado una oposición.