RAE, ¡tenemos un problema!

Los expertos advierten del deterioro al que sometemos al castellano a la hora de escribir

Íñigo Rodríguez 20 de febrero de 2012

Ponemos a prueba a algunos ciudadanos.

'No cuidamos ni la ortografia ni la gramatica'. Si no has notado nada raro al leer la primera frase de este artículo quizás tienes que animarte a cuidar las formas de la lengua. «En el lenguaje la forma (cómo se expresa) es casi tan importante como el fondo (qué se dice). Así que la ortografía es la ropa con la que se viste la escritura». Lo dice Salvador Gutiérrez, académico coordinador de la Ortografía de la RAE. Siguiendo con el símil de la ropa, Gutiérrez explica que «no vemos bien que alguien vaya a una reunión con manchas en la camisa. A la hora de escribir, deberíamos rechazar igual las faltas ortográficas».

Además, la correcta redacción tiene importantes beneficios para múltiples facetas «porque, por ejemplo, en una entrevista de trabajo van a contratar antes a un aspirante sin faltas que a otro que sí que las tiene. Incluso hay proyectos empresariales que se han rechazado porque estaban mal redactados», dice el académico. En cualquier caso, matiza que «no se trata de condenar a quien comete el error, sino de animarle». Y, para levantar el ánimo, tanto él como Francisco Moreno Fernández, director académico del Instituto Cervantes, dicen que «a escribir se aprende escribiendo y leyendo». Los dos expertos aseguran que cometemos más faltas hoy que hace unos años, «y lo hacemos todos, ¡eh!», pero es Moreno Fernández el que introduce el hecho de que «a veces los jóvenes no discriminan entre registros. Es decir, escriben igual un mensaje en el teléfono móvil que un texto serio». Matiza, además, que «escribir con abreviaturas, o con símbolos que representen palabras, no es malo en sí mismo. De hecho, en el latín clásico ya se hacía. Lo malo es no saber distinguir en qué momento se puede utilizar cada registro y ponerlo en un contexto inapropiado».

Los profesores ven deterioro.

Francisco Cigueruello no cree que este fenómeno esté extendido. Es director del Instituto Ciudad de Jaén (Madrid) y profesor de Lengua desde hace 20 años y asegura que «en los exámenes los alumnos no utilizan la misma redacción que en las nuevas tecnologías. Sin embargo, yo he constatado, durante estas dos décadas, un deterioro en la ortografía. Este se debe a que aprendemos repitiendo lo que vemos, y ellos ven constantemente palabras mal escritas». Los medios de comunicación, por supuesto, también tenemos culpa. Así que si en este texto encuentras faltas no dudes en decírnoslo.

Futbolistas que "profanan" insultos

Durante una oposición a la Policía Local de Las Palmas a la que se presentaron 168 personas, sólo 30 lograron superar la prueba de ortografía. Consistía en 47 faltas repartidas en 22 frases y se permitía a los opositores un total de 10 errores. USP y UGT han pedido que se repita el examen porque era «excesivamente difícil».
Por otra parte, el árbitro que el domingo dirigió el partido de Segunda división entre el Elche y el Celta de Vigo se convirtió en noticia por redactar un acta en el que denunciaba cosas como que le «profanaban insultos». Decía también que le llamaron «sinverguenza» y que le zarandearon «cojiéndome» por el brazo.