Congreso del PP: "España tiene más problemas que nunca y menos recursos que nunca"

La segunda jornada del Congreso de los populares en Sevilla ha comenzado centrada en la economía, así como con la presentación y aprobación de las ponencias.

Víctor M. Osorio - Qué.es 18 de febrero de 2012

Una vez dejado claro que el PP es un partido "humanista, cristiano y europeo", así como que "luchará por los derechos de los gay y lesbianas", pero sin llamar a sus uniones 'matrimonio', la discusión se ha centrado ahora en aspectos más económicos.

"España no puede vivir como si no debiéramos 15.000 millones a los proveedores sanitarios. Tenemos más problemas que nunca y menos recursos que nunca", aseguró Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia.

"Lo que hemos heredado no nos lo merecemos. El mayor copago que se ha instalado en España es que tengamos que trabajar gratis dos años más para mantener la Seguridad Social", afirmó Feijóo, que pese a ello apostó por "blindar la sanidad y la educación frente a la crisis".

"Hay que reordenar las competencias de las administraciones públicas".

"Hay que ver cómo estaba España cuando llegó el PSOE y cómo la han dejado", criticó la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi. Los populares solicitaron acelerar la reforma del sector financiero para que fluya el crédito y la propia Rudi mandó un aviso a navegantes: "Hay que reordenar las competencias de las administraciones públicas".

El actual presidente extremeño, José Antonio Monago, tampoco se quedó atrás en las críticas al PSOE. "Probablemente muchos españoles pensaban hace unos meses que no había futuro, ahora está todo por alcanzar", dijo.

Algunas decisiones polémicas

Los populares han tomado algunas decisiones 'fáciles' y otras no tanto. Entre las primeras, se encuentra su defensa de España como nación única, de poner la bandera de España en todos los actos del partido o el derecho de todos los alumnos, estén donde estén, a recibir enseñanza en castellano.

Otras decisiones traerán, en cambio, polémica. La ponencia política del PP llama "minoría radicalizada" al 15-M, mientras que la dedicada a los estatutos del partido ha aprobado un código de buenas prácticas que deberán cumplir todos los cargos del partido. El texto habla de "responder a comportamientos indeseables".