Los equipos de fútbol cobrarán por las apuestas deportivas en internet

El Congreso ha dado el visto bueno a la nueva Ley reguladora del Juego, que supone la mayor reordenación de este sector desde que fue despenalizado en 1977.

Qué.es/Agencias 12 de abril de 2011

La Comisión de Economía y Hacienda de la Cámara Baja ha aprobado -ahora el texto pasa al Senado- la ley que regula por primera vez tanto las modalidades de juego tradicional (como el bingo o el casino) como los nuevos tipos de apuestas que se pueden realizar a través de internet o del móvil.

El texto incorpora un periodo transitorio para que las empresas de apuestas en la Red puedan regular su situación y sus actividades de patrocinio (Real Madrid, Espanyol, Sevilla o Valencia, entre otros). 

Además, se ha incorporado una enmienda para que el Gobierno apruebe un Real Decreto en el que determinará los porcentajes en que las apuestas deportivas e hípicas deberán retornar parte de sus beneficios al deporte. Será la primera vez en que se permitirá en España que los clubes de fútbol cobren dinero por las apuestas deportivas realizadas por internet.

Además, estas casas deberán obligatoriamente utilizar el dominio '.es' para ofrecer sus servicios, lo que reforzará así la supervisión y el control de estos tipos de juego por parte de las autoridades españolas.

El juego 'on line' apenas paga impuestos

El volumen de negocio del juego privado tradicional (bingos, casinos o máquinas recreativas 'presenciales') ronda los 30.000 millones de euros, unas modalidades de juego que pagan anualmente a Hacienda unos 1.700 millones de euros. Además, generan unos 100.000 empleos directos.

En el otro lado están las nuevas modalidades de juego 'on line', que generaron el pasado año 315 millones de euros de beneficio. Este sector apenas crea puestos de trabajo en España, ya que las empresas que ofrecen esos servicios operan desde servidores localizados fuera del país, pero son utilizados por unas 400.000 personas en España, atraídas sobre todo por las apuestas deportivas por internet y el póquer.

Este es el desajuste que pretende corregir la nueva ley, que hace que el juego 'on line' pase de la actual situación de alegalidad en España a otra en la que estas casas de apuestas tributen por el negocio que generan.