Los médicos ocultaron 21 años pruebas favorables a Antonio Meño

18 de noviembre de 2010

«Ha sido una lucha muy fuerte, una batalla de titanes». Juana Ortega no salía de su asombro. La Justicia al fin recompensaba la lucha por su hijo Antonio, en coma tras una operación de cirugía estética realizada en 1989. Pasaba el mediodía de un frío y lluvioso miércoles en la Plaza Jacinto Benavente de Madrid cuando recibió la buena nueva. Apagó el fogón del camping gas de su tienda de campaña y ...

Leer noticia completa en HOY.es