Un inválido con la vivienda embargada se manifiesta ante el Banco de Santander

Un antiguo funcionario de Hacienda en situación de invalidez permanente se ha apostado hoy frente a la sede centran del Banco de Santander en Barcelona para denunciar "los abusos" de esta entidad, que pretende embargar su vivienda por impago de la hipoteca.

Barcelona, EFE 17 de mayo de 2010

Un inválido con la vivienda embargada se manifiesta ante el Banco de Santander
José Luis Burgos, ex-funcionario de hacienda en situación de invalidez permanente se ha apostado hoy frente a la sede central del Banco de Santander en Barcelona para denunciar "los abusos" de esta entidad, que pretende embargar su vivienda por impago de la hipoteca. EFE

Según ha explicado José Luis Burgos a Efe, el juzgado le ha hecho llegar la notificación del embargo de su vivienda, a pesar de que el seguro que tiene contratado con el Banco de Santander "debería responder de las cuotas de la hipoteca" desde el momento que se vio obligado a dejar su trabajo como consecuencia de su enfermedad.

Burgos, que padece poliomielitis y escoliosis severa, se ha situado hoy a la puerta del Banco de Santander en el Paseo de Gracia de Barcelona, con una pancarta en la que ha dibujado la figura de un banquero echando a patadas a su familia.

El afectado, que se traslada en silla de ruedas, inició su protesta hace un mes en este mismo lugar, donde permaneció dos semanas, y posteriormente se ha manifestado frente a las sedes del Banco de Santander en Tarragona, Girona y Lleida.

Su intención es permanecer una semana en Barcelona y después iniciar un peregrinaje por las sedes del citado banco en Bilbao, Santander y otras localidades españolas, hasta llegar a Madrid.

José Luis Burgos ha aclarado que contrató hace años una hipoteca con el Banco de Santander, de la que ya ha pagado más del 70 por ciento, y un seguro con Santander Central Hispano Seguros y Reaseguros S.A., que obliga a esta entidad a hacerse cargo de las cuotas en caso de invalidez.

Burgos dejó de pagar las cuotas hace más de un año, cuando se vio obligado a abandonar su puesto de trabajo, y la respuesta de la entidad financiera ha sido "una orden de embargo" que el interesado recurrirá la semana próxima.

"Pienso hacer todas los trámites judiciales que sean necesarios, pero con la lentitud de la justicia, cuando quieran reconocer mis derechos ya no tendré casa", ha dicho Burgos, que tiene dos hijos, uno de ellos menor de edad.