Bloguera cubana desplaza a la oposición tradicional del foco internacional

La bloguera Yoani Sánchez se ha convertido en la voz más popular de la oposición cubana, desplazando de la atención internacional a los disidentes tradicionales con un discurso que combina el uso de las nuevas tecnologías con su visión generacional sobre la isla.

La Habana, EFE 20 de noviembre de 2009

Bloguera cubana desplaza a la oposición tradicional del foco internacional
Yoani Sánchez ya ganó el premio español de periodismo digital Ortega y Gaset y el estadounidense María Moors Cabot, y ha sido incluida en las listas de las personas más influyentes del mundo, pero es una desconocida para la mayoría de los que viven en la isla. EFE/Archivo

Sánchez, de 34 años, lanzó en 2007 desde La Habana un blog llamado "Generación Y", que se ha convertido en un fenómeno fuera de Cuba, ha recibido prestigiosos premios internacionales de periodismo y su fama le ha otorgado hasta la atención del presidente estadounidense, Barack Obama.

Este jueves sorprendió a sus lectores publicando unas declaraciones en las que Obama elogia su bitácora y responde a un cuestionario político que Sánchez le envió sobre las relaciones de Cuba con Estados Unidos.

"Generación Y" y la retención temporal y los golpes que sufrió Sánchez recientemente -ella señala a agentes de la seguridad del Estado- han tenido mucho más eco internacional que una huelga de hambre que mantuvieron por una semana, hasta el martes pasado, una decena de disidentes de bastante más edad.

En sus declaraciones, Obama también elogia a otros "valientes blogueros cubanos" que utilizan la tecnología para expresar sus puntos de vista sobre la realidad en Cuba, donde la polémica causada por ellos en la red pasa desapercibida.

Sánchez ya ganó el premio español de periodismo digital Ortega y Gaset y el estadounidense María Moors Cabot, y ha sido incluida en las listas de las personas más influyentes del mundo, pero es una desconocida para la mayoría de los que viven en la isla.

Las limitaciones para conectarse a internet en Cuba y el bloqueo interno a su blog son algunas de las causas por las que su popularidad internacional es mayor, aunque su caso no es distinto al del conjunto de la disidencia interna, que tampoco ha logrado mayor impacto entre los cubanos.

La bloguera ha insistido en que no es una opositora, sino alguien que narra en su página la realidad en que vive, pero desde el punto de vista del Gobierno cubano es "una 'disidente' profesional fabricada por el poderoso grupo mediático PRISA" de España.

Lo cierto es que en los últimos meses Sánchez ha sido una voz política con más alcance que la mayoría de las veteranas organizaciones y plataformas de la disidencia.

El presidente del Consejo del Vaticano para las Comunicaciones Sociales, Claudio Celli, mencionó su blog en una conferencia durante la visita que hizo a La Habana a inicios de mes, y hasta el ex presidente Fidel Castro le ha dedicado unas líneas para criticarla.

En el prólogo de un libro sobre una visita suya a Bolivia, Castro criticó que "haya jóvenes cubanos que piensen" como la "bloguera", y arremetió contra ella por descalificar valores políticos en nombre de su generación.

Cuando hace dos semanas Sánchez denunció que había sido retenida y agredida por agentes de la seguridad del Estado, cuando se dirigía con otros blogueros a una manifestación en pro de la no violencia, la respuesta de Washington no demoró y la Casa Blanca emitió un comunicado expresando su "profunda preocupación" por el episodio.

La repercusión del hecho fue inmediata y movió más interés en algunos sectores internacionales que otras acciones recientes de la oposición, que tradicionalmente se manifiesta mediante comunicados, reuniones, huelgas de hambre y protestas públicas que la seguridad del Estado reprime rápidamente.

La disidencia se viene quejando del menosprecio político de algunos Gobiernos y organizaciones, después de que personalidades como el ministro de Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, y otros emisarios de la Unión Europea que han pasado por la isla rehusaran reunirse con sus representantes.

Por parte de Estados Unidos, la subsecretaria de Estado adjunta para Latinoamérica, Bisa Williams, se entrevistó con algunos opositores durante su viaje a Cuba en septiembre pasado, pero el gesto de Obama hacia Sánchez es un hecho sin precedentes.

Hasta ahora no se conoce ninguna entrevista concedida por el mandatario estadounidense a un medio de comunicación de la isla -todos oficiales-, por lo que su respuesta al cuestionario es su primera "audiencia" con un cubano que vive dentro del país.