Vídeo: La tecnología 'sin contacto' revoluciona las tarjetas de crédito

17 de Diciembre de 2013

La rápida adaptación a nuevas tecnologías y la evolución en los hábitos de consumo de los españoles acelera la incorporación de nuevos sistemas como ?contactless? en las tarjetas. Hoy la tarjeta de pago es una herramienta que se ha vuelto imprescindible en la vida moderna, y según los datos del Banco de España existen casi 70 millones en circulación en el mercado. La mayoría ya tiene ?chip? y ?pin?, un sistema digitalizado y más seguro para evitar el fraude. Debido a la evolución de los hábitos de consumo de los españoles, el comercio online se ha posicionado como el gran protagonista de los últimos años. Según los datos recientes de la CMT, en 2012 se facturaron más de 10 mil millones de euros en España a través de transacciones online, y en el primer trimestre de 2013 se incrementaron un 15% el número de transacciones, con un total de 43,5 millones de operaciones. ?La tarjetas de crédito han hallado un terreno muy fértil en el comercio electrónico y hemos observado una facturación media en transacciones relacionadas con la industria del viaje, turismo y ocio en general, más del doble en España. La forma de interactuar con los clientes ha evolucionado, lo que no ha cambiado es el enfoque en dicha relación como elemento central y diferencial. Por supuesto nos adaptamos al signo de los tiempos, confirma Juan Orti Ochoa de Ocàriz. Según datos de American Express, actualmente el 78% de sus clientes españoles están digitalmente conectados y se relacionan de alguna forma interactiva con la compañía. ?No obstante, la postura nuestra es de centrarnos en la convergencia entre online y offline, para después incorporarnos al camino que elijan los consumidores?, asegura Orti. En todo el sector de servicios de pago hay una evolución constante en el que muchos modelos de negocio se encuentran al final de su ciclo de vida, y los nuevos modelos están reemplazándolos a un ritmo rápido. Estamos viendo una segmentación dentro del amplio abanico de ofertas en el mercado para acomodar el uso de la forma de pago a cada tipo de cliente, entre las que se incluyen las últimas tendencias como el pago por móvil y las carteras digitales. A pesar de ello, se prevé que la puesta en marcha para transacciones en comercios tardará algo más tiempo en ser una realidad universal. ?En esta era de efervescencia tecnológica y de nuevas formas de consumo, las posibilidades se multiplican, pero nuestros objetivos estratégicos fundamentales siguen siendo los mismos de siempre, aportar valor diferencial a los miembros de la comunidad de American Express, que incluye a los titulares de nuestras tarjetas y a los comercios afiliados. Tenemos una enorme ventaja ya que gestionamos de principio a fin este ecosistema. Emitimos tarjetas y tenemos una relación directa con los establecimientos operando todas las transacciones dentro de nuestra propia red.