Alemania quiere tratar con Ecuador la decisión de poner fin a la iniciativa Yasuní

El Gobierno de Alemania, a través de su embajada en Quito, solicitó hoy a Ecuador una conversación lo antes posible para tratar sobre la decisión del país andino de poner fin al proyecto ambientalista Yasuní-ITT y de los compromisos mutuos establecidos para preservar esa reserva de la biosfera.

Quito, EFE 21 de agosto de 2013

Así lo expresó el encargado de negocios de la embajada alemana, Ronald Münch, en una entrevista que sostuvo este día con la viceministra de Ambiente, Mónica Hidalgo, según informó la legación diplomática en un comunicado.

En esa audiencia, Münch expresó que el Gobierno federal alemán "lamenta el comienzo de la extracción de petróleo en el Parque Nacional Yasuní y considera que la responsabilidad sobre lo que pase en la reserva biosfera de Yasuní es ecuatoriana".

El Gobierno alemán dijo el lunes que revisará la validez de su acuerdo de protección forestal con Ecuador, tras la cancelación del proyecto ambientalista.

El portavoz del Ministerio de Cooperación alemán Sebastian Lesch explicó ayer, lunes, que el Ejecutivo germano tendrá que estudiar la concreción de la decisión ecuatoriana y sus efectos sobre el acuerdo bilateral por el que Berlín se sumaba, con ciertas condiciones, al proyecto Yasuní-ITT.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, anunció el pasado jueves su decisión de poner fin al proyecto ambientalista ante la desidia de la comunidad internacional para hacerse "corresponsable" de la iniciativa que buscaba dejar sin explotar los campos petrolíferos Ishpingo, Tambococha y Tiputini, situados en el Yasuní.

Ecuador pedía una compensación económica de la comunidad internacional por unos 3.600 millones de dólares, en doce años, lo que suponía, al lanzar la propuesta en 2007, la mitad de los recursos que calculaba obtener si explotaba el crudo del eje ITT.

Según el mandatario, en los seis años en que se ha promocionado la iniciativa, sólo se han recogido 13,3 millones de dólares de aportes, lo que representa "apenas el 0,37 por ciento de lo esperado".

El mandatario apuntó, además, que existen otros 116 millones de dólares en "compromisos" de apoyo vinculados no directamente con la iniciativa Yasuní-ITT, pero dijo que el fracaso de la iniciativa responde a que "el mundo es una gran hipocresía".

Münch aseguró hoy que ambos gobiernos dialogaron por varios meses "antes de llegar a un acuerdo sobre un programa para la mutua intervención con instrumentos de la cooperación técnica y financiera alemana en la región del Yasuní".

"La implementación de este programa se basa en el entendimiento mutuo que presupone un compromiso por parte del Gobierno ecuatoriano en favor de la protección de la selva, la biodiversidad y los pueblos indígenas de la región", añadió el encargado de negocios durante la reunión con la viceministra del Ambiente.

Sin embargo, dijo que después de la decisión anunciada por Correa, el Gobierno alemán "considera que es adecuado aclarar junto con las contrapartes ecuatorianas las condiciones y perspectivas para el programa de desarrollo sostenible de la reserva biosfera Yasuní, acordado mutuamente".

Por ello, destacó que en las autoridades alemanas "existe la predisposición de conversar con el Gobierno ecuatoriano lo antes posible".

"El Gobierno alemán siempre resaltó que apoya las metas ecuatorianas en la protección de la selva, la biodiversidad y los pueblos indígenas en la reserva biosfera" del Yasuní, añadió Münch.

El Ejecutivo ecuatoriano ha dicho que explotará el eje ITT con el mayor cuidado posible y que sólo se afectará el uno por mil del millón de hectáreas que abarca el Parque Nacional Yasuní.

Asimismo, Correa ha asegurado que se utilizará la mejor tecnología disponible para minimizar el impacto ambiental en esa zona, considerada como una de las reservas de biodiversidad más importantes del planeta.

El mandatario ha asegurado que su país necesita de los recursos que genere el Yasuní para erradicar la pobreza y dirigir el desarrollo de la nación.