La inflación de Brasil en octubre fue la mayor en seis meses

Brasil registró en octubre una inflación del 0,59 por ciento, su mayor nivel en los últimos seis meses y una tasa superior al 0,43 por ciento medido en el mismo mes del año pasado, informó hoy el Gobierno.

Río de Janeiro, EFE 7 de noviembre de 2012

El repunte de los precios en octubre ubicó la inflación acumulada en los diez primeros meses del año en el 4,38 por ciento, una tasa muy cercana al centro de la meta que el Gobierno se impuso para todo el año (4,50 por ciento), según los datos divulgados por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

La meta del Gobierno, sin embargo, admite un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo, por lo que la inflación puede llegar a un máximo de 6,50 por ciento sin que el Banco Central sea obligado a dar explicaciones por el descontrol.

La inflación acumulada en los últimos doce meses hasta octubre llegó al 5,45 por ciento, su mayor nivel en ocho meses pero muy abajo del 6,98 por ciento medido entre noviembre de 2010 y octubre de 2011.

Mientras el Banco Central proyecta para este año una inflación del 5,2 por ciento, los economistas de las instituciones financieras prevén un 5,44 por ciento.

En cualquiera de los dos casos, el índice será inferior al de 2011, cuando la inflación fue del 6,50 por ciento, la mayor desde 2004, cuando alcanzó el 7,60 por ciento.

El índice oficial de precios en octubre superó ligeramente el 0,57 por ciento de septiembre y no era tan alto desde abril, cuando registró el 0,64 por ciento, según los datos del IBGE.

Según el instituto, la subida de la tasa de inflación en octubre fue presionada por los alimentos, cuyos precios fueron reajustados en un 1,36 por ciento, frente al 1,26 por ciento en septiembre.

Tan sólo los alimentos fueron responsables por 0,32 puntos porcentuales de la inflación total en octubre, es decir por poco más de la mitad del índice.

Los productos que más presionaron el índice fueron el arroz, cuyo precio aumentó un 9,88 por ciento, y las carnes (2,04 por ciento).

La aceleración de los precios en los últimos meses pone en duda la política del Banco Central de reducir gradualmente los tipos de interés para incentivar el crecimiento económico, que en el primer semestre del año fue de sólo el 0,6 por ciento.

La autoridad monetaria redujo el mes pasado los tipos básicos hasta el 7,25 por ciento anual, su menor nivel histórico.