Rechazan la retirada del globo de Pepsi de Caracas ordenada por una alcaldía chavista

La empresa venezolana Polar rechazó hoy la orden de retirada de un globo publicitario de la marca Pepsi en Caracas, decretada por la alcaldía, dentro de la controversia entre el Gobierno chavista y la principal empresa alimentaria del país.

Caracas, EFE 26 de mayo de 2010

Rechazan la retirada del globo de Pepsi de Caracas ordenada por una alcaldía chavista
Vista de este miércoles de una panorámica de Caracas (Venezuela), en la que se observa un globo publicitario de la marca Pepsi que se encuentra ubicado en la punta de un edificio caraqueño. EFE

"El Globo Pepsi representa un icono publicitario de la ciudad caraqueña, simbolizando la presencia y compromiso de una marca que goza de gran aceptación entre millones de consumidores venezolanos", dijo en un comunicado Carla Hernández, asesora Legal de Pepsi-Cola Venezuela, una de las marcas que distribuye la empresa Polar.

La esfera gigante, de cerca de 80 toneladas de peso, se encuentra situada en la azotea de la Torre Polar, ubicada en la céntrica Plaza Venezuela de Caracas, y constituye una figura emblemática del paisaje de la capital.

La empresa venezolana respondió así a la orden de la Alcaldía del municipio caraqueño del Libertador, de retirada del Globo Pepsi, debido, según la agencia estatal de noticias ABN, "al incumplimiento de todas las normativas de arquitectura y urbanismo vigentes en la jurisdicción", ordenada en febrero y ratificada este martes.

Asimismo, impuso una multa de 7,6 millones de bolívares fuertes (1,6 millones de dólares) con el argumento de que la empresa no cuenta con permiso publicitario desde 2003.

El comunicado de Pepsi-Venezuela desmintió ese señalamiento y remarcó que "la empresa está al día con el pago del impuesto sobre publicidad" y que el pasado 26 de abril "realizó el pago correspondiente al período impositivo del presente año".

"Pepsi-Cola Venezuela entiende el esfuerzo que realiza la Alcaldía del municipio Libertador en materia de regularización de instalación de vallas publicitarias, pero las sanciones deben ser aplicadas oportuna y correctamente a quienes realmente violen las leyes venezolanas", concluye la nota.

La polémica entre el Gobierno venezolano y la principal empresa de producción y distribución de alimentos del país, se ha venido tensando en los últimos meses tras la reiteradas acusaciones del presidente del país, Hugo Chávez, quien acusó a Polar de ser una "especuladora" y de "acaparar" productos.

La Guardia Nacional (GN) venezolana decomisó el pasado 20 de mayo cerca de 120 toneladas de mercancías en unos almacenes Polar por supuestas "inconsistencias" en los inventarios de sus bodegas de la zona industrial tres de Barquisimeto, 350 kilómetros al oeste de Caracas.

Previamente, el pasado mes de marzo Chávez ordenó la expropiación de unos terrenos de Polar en la ciudad de Barquisimeto para un plan gubernamental de vivienda.

Venezuela sufre cíclicamente desabastecimiento de productos básicos como leche, harina de maíz, fríjol o café, lo que el Gobierno atribuye al acaparamiento de los comercios "oligarcas", entre los que se destaca a Polar.

Por su parte, los empresarios privados achacan esta escasez a un control estatal de divisas en vigor desde 2003, lo que retarda las importaciones de productos básicos.

El Gobierno venezolano ha puesto en marcha un "plan de soberanía alimentaria" que incluye la expropiación de diversas empresas del sector que han pasado a ser controladas y gestionadas por el Estado venezolano bajo un "modelo socialista".

Representantes de Polar han calificado la medida de expropiación de sus galpones en Barquisimeto como una "medida arbitraria, innecesaria e injusta", y ha exigido al Gobierno que "respete sus derechos".

Empresas Polar, creada hace unos 70 años, cuenta con 30 plantas industriales y más de 150.000 puntos de ventas, según datos de la compañía, que dice generar un total de unos 30.000 empleos directos y 180.000 indirectos.