Siguiente Una de las salas de Google en Zurich

Está clarísimo que a cualquiera de estas oficinas lo normal es ir motivadísimo a trabajar. Son originales, creativas y muy diferentes a las que estamos acostumbrados la mayoría de los mortales. Desde luego, trabajando en cualquiera de ellas hasta los madrugones costarían mucho menos... ¿no creéis?