La justicia de Oregón ordena cortar las cuerdas vocales a unos mastines / The Oregonian