¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

Un hombre compra una bomba desde la cárcel y se la manda a su exmujer

El preso controlaba sus operaciones desde un móvil que había introducido en el penal. Navegó por la 'web profunda', donde en el mercado negro compró la bomba, que fue interceptada en una oficina de correos antes justo antes de ser enviada a su exmujer.

Alfonso Mata 26 de abril de 2018

Un preso de una penitenciaria de Carolina del Sur (EE.UU.) ha sido declaro culpable esta semana de utilizar la 'Deep Web' o 'web profunda' para vender drogas, y comprar una bomba con la intención de mandársela a su exesposa por correo.

Michael Young Jr., de 32 años, cumplía una sentencia de 50 por el asesinato a su padre en 2007, y por el intento de homicidio de su exmujer. Al parecer, el reo habría utilizado un teléfono móvil de contrabando para navegar por la red profunda y llevar a cabo, desde la cárcel, sus acciones criminales.

La Fiscalía asegura que Young utilizó el dispositivo para comprar marihuana, que enviaba a un compinche,Vance Volious Jr., quien se encargaba de su distribución. En la operación se han detenido varios sospechosos, incluidos 14 agentes del Departamento de Correcionales del estado, que fueron imputados el miércoles.

Pero las fechorías del preso no acabaron allí. Seguía decidido a acabar con la vida de su exmujer.

"Déjame preguntarte una cosa. ¿Podrías comprar una caja de explosivos, de modo que cuando se abra...boom? Es simple curiosidad". le preguntó Young a un vendedor del mercado Alpha Bay en la 'Deep web'.

El vendedor le aseguró que sí, por lo que Young envió el pago en criptomoneda.

"Young pagó con Bitcoin y envío la bomba a la residencia del compinche", dijeron los fiscales, que también encontraron las etiquetas con la dirección de la exmujer impresa, listas para su reenvío.

"También tenía etiquetas de reenvío dirigidas a su ex esposa para mandarlas desde la casa de Volious en Columbia". 

La bomba fue entregada en una oficina de correos donde, gracias a la pericia de un inspector, pudo ser interceptada, y se abortó el envío. 

Al día siguiente, Young, Volious, y el responsable de conseguir y armar la bomba, fueron acusados.