¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

Una pareja vende todas sus posesiones para comprar un barco que se hunde dos días después

La pareja invirtió 5.000 dólares para comprar el velero. Para a ello, ahorraron y fueron vendiendo sus posesiones durante dos años de su vida. Ahora, la Guardia Costera le ha exigido 10.000 dólares para sacar el barco del fondo del mar.

Alfonso Mata 19 de febrero de 2018

Tanner Broadwell, de 26 años, y Nikki Walsh, de 24, tuvieron un sueño y le pusieron un nombre: "Lagniappe".

"Lagniappe", construido en  1969, era un velero de 28 pies de eslora, que la pareja adquirió por unos 5.000 dólares

Durante 2 años, Broadwell y Walsh tuvieron que ahorrarvender, poco a poco, sus propiedades hasta que lograron reunir esta cantidad.

Según la pareja, en declaraciones a la revista 'People', siempre habían tenido el sueño de tener su propio barco para poder viajar por el mundo.

Tras pasar semanas reformando el bote, en abril del año pasado, se mudaron a vivir allí.

El padre de Tanner les enseñó a navegar. Al principio, realizando trayectos cortos para ir puliendo sus habilidades.

El 6 de febrero de 2018, los enamorados marineros zarparon con rumbo al mundo.

"El primer día, anclamos en una isla, vimos el atardecer e hicimos 'burritos', fue perfecto", recordó Nikki. "El segundo día, tuvimos delfines nadando al lado del barco durante horas. Fue un comienzo de viaje idílico".

Pero su sueño comenzó a tornarse en pesadilla.

A los dos días de comenzar la travesía y poner rumbo hacia John's Pass, un pueblo de pescadores en la costa de Florida (Estados Unidos), el "Lagniappe" chocó contra algo desconocido.

El casco se partió y el agua hizo zozobrar el velero. Tanner y Nikki sólo tuvieron tiempo de salvar a su perro, Remy, y coger algo de dinero que tenían en el interior del barco.

"Me quedé sin palabras al ver todas mis cosas flotando", explicó Nikki. "Y lo que es aún peor es que vi que mis sueños se hundían con el bote. Todo lo que planeábamos estaba desapareciendo en cuestión de minutos ", continuó.

Pero sus problemas no acabaron allí. 

La Guardia Costera ha exigido a la pareja que saque su barco del fondo del mar, un trámite cuyo costo asciende a los 10,000 dólares.  "Lagniappe" no disponía de seguro y, después de haber dejado sus trabajos, para navegar el mundo, la pareja tampoco tiene ingresos.

A través de la página GoFundMe, la pareja ha podido recaudar el dinero que necesitaba y, con suerte, el suficiente para comprar uno nuevo.

"Es muy conmovedor saber que mucha gente quiere vernos continuar viviendo nuestro sueño", dijo Tanner. "Estamos planeando regresar al oceáno lo antes posible y mantener a todos informados de nuestras aventuras".