¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

Una mujer se acuesta con dolor de cabeza y se despierta con acento británico

Aunque parezca una broma se trata de el 'Síndrome del acento extranjero". El primer caso se documentó en 1907 y es consecuencia de alguna lesión cerebral grave.

Alfonso Mata 13 de febrero de 2018

Una mujer se acuesta con dolor de cabeza y se despierta con acento británico
Foto: Facebook

Michelle Myers una mujer de Arizona, de 45 años,  y que nunca ha salido de los Estados Unidos, aseguró que se fue a la cama con fuertes dolores de cabeza y se despertó hablando con acento británico.

Esta extraña afección le ha durado unos dos años, tal y como ha asegurado a 'ABC', emisora filial de la KNXV

Myers ha sido diagnosticada con el 'Síndrome del acento extranjero', un trastorno que habitualmente padecen aquellas personas que han sufrido accidentes cerebro-vasculares o lesiones cerebrales graves, y que afectan el centro del lenguaje del cerebro, según el Centro de trastornos de la comunicación de la Universidad de Texas en Dallas

Las personas afectadas también pueden recortar artículos y cambiar palabras, convirtiendo un estadounidense "sí" en un "yah" escandinavo, por ejemplo.

Esta enfermedad se documentó por primera vez en 1907, cuando el neurólogo francés Pierre Marie trató un parisino que había sufrido un derrame cerebral y de repente habló con acento alsaciano

El caso más significativo se produjo en Oslo durante la Segunda Guerra Mundial

El neurólogo noruego G.H. Monrad-Krohn estudió a una mujer que había sufrido un fuerte golpe en la cabeza como consecuencia de la metralla causada por un bombardeo en 1941. Tras pasar varios días inconsciente, despertó con una hemiplejia derecha, tal y como aseguran desde el portal 'Investigación y Ciencia'.  Al principio presentaba dificultades para nombrar objetos (por ejemplo, una caja de cerillas) y cometía muchos errores gramaticales al hablar. Con el tiempo, aprendió a expresarse de manera correcta y fluida. Sin embargo, su acento recordaba al alemán, una situación poco afortunada en esos tiempos de guerra.