¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

Un autista completa un puzzle de más de 40.000 piezas

El joven que ha logrado esta proeza sufre de autismo, y comenzó a completar rompecabezas a la edad de tres años como terapia para combatir su discapacidad. "Mi autismo me ayuda a juntar las piezas porque mi mente mira mucho la imagen y conecta todas las piezas".

Alfonso Mata 28 de noviembre de 2017

http://launch.newsinc.com/share.html?trackingGroup=91585&siteSection=unitedpress&videoId=33301480

Jack Brait, un estadounidense de 20 años, originario del estado de Massachusetts, ha logrado la proeza de completar un puzzle de 40.320 piezas.

Brait se dispuso a completar el rompecabezas, de casi dos metros de alto por seis de largo, en el menor tiempo posible. Este joven comenzó su hazaña el pasado 17 de agosto.

El puzzle, que recrea diferentes escenas de películas de Disney como 'El libro de la selva', 'Petar Pan', 'Bambi', 'Fantasía', 'El Rey León' o 'La Sirenita', ha sido completado en el trascurso de tres meses aproximadamente. Para ello, Brait utilizó 10 bolsas con 4000 piezas cada una.

"El más difícil ha sido 'Fantasia'. Me llevó siete días y 53 horas", declaró a 'CBS Boston'.

Brait, quien anteriormente había completado el rompecabezas más grande del mundo con 32,256 piezas en 2014, finalmente, terminó, el nuevo reto, el 5 de noviembre, después de 80 días y 423 horas.

"Soy la primera persona nacida en Estados Unidos en completar dos de los rompecabezas más grandes del mundo", dijo.

Brait, que sufre de autismo, comenzó a hacer puzzles a la edad de tres años. Desde entonces estos juegos son una terapia estupenda con la que combatir su discapacidad.

"Mi autismo me ayuda a juntar las piezas porque mi mente mira mucho la imagen y conecta todas las piezas", aseguró.

Brait y su familia colocaron el rompecabezas en una pared hecha a medida que cuelga del sótano de su casa.

"Si crecen, necesitaré una casa más grande", dijo su madre, Michele.

El rompecabezas de Brait, que rompe el récord de 2014, ahora se encuentra en uno de los pasillos de su antigua escuela , donde espera que inspire a otros muchachos.

"Aunque tengo una discapacidad, aún puedo hacer muchas cosas", sentenció este joven estadounidense..