¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

El satánico asesinato de una joven embarazada de 6 meses

Fernanda Pereyra de 26 años estaba embarazada de 6 meses. Le clavaron un cuchillo en el corazón e incineraron su cuerpo. Sus restos fueron hallados por los galgos de un vecino de Rincón de los Sauces, en Neuquén (Argentina), en el kilómetro 6 de la Ruta 6.

Que.es 17 de agosto de 2017

Fernanda Pereyra de 26 años estaba embarazada de 6 meses.

Le clavaron un cuchillo en el corazón e incineraron su cuerpo.

Sus restos fueron hallados por los perros de un vecino en el Rincón de los Sauces, en Neuquén (Argentina), en el kilómetro 6 de la Ruta 6.

Los investigadores afirman que esta satánica coincidencia no es producto del azar: El número 666 es la marca de La Bestia en el libro del Apocalipsis.

"La joven madre fue asesinada en un ritual satánico", señalan fuentes judiciales.

El brutal asesinato, cometido el pasado 21 de julio, desveló una serie de detalles que ha conmocionado a los 20.000 habitantes de la localidad.

Este ritual implica varias creencias de magia negra: el culto a San La Muerte, la adoración al demonio, y la veneración a Destranca Rua, entidad del kimbanda, un culto africano.

Pasadas 62 horas del hallazgo del cuerpo, fueron detenidos Luciano Hernández, ex pareja de la víctima, Osvaldo Castillo y Diego Marillán, amigos del primero.

Se presupone que todos ellos están relacionados con el tráfico de droga en la zona y con las prácticas del satanismo y del culto angoleño.

Cuando los investigadores inspeccionaron la casa donde vivían los sospechosos se encontraron con algo que jamás podrían haber imaginado.

En la primera habitación había un santuario plagado de velas negras, rojas y blancas, figuras demoníacas, una calavera y santos paganos: San La Muerte y Destranca Rua.

En otras estancias de la casa encontraron, además, una enorme muñeca de papel con la misma altura de la joven madre asesinada y una peluca de color caoba, el color de pelo de la víctima.

En el patio del fondo hallaron una oveja, que suponen que los detenidos usaban en sus ceremonias.

Cuando identificaron a Castillo, la sorpresa fue aún mayor.

Su cuerpo estaba plagado de tatuajes.

En el pecho tenía la leyenda "Destranca Rua", y en el torso y en los brazos se veían los dibujos de tridentes, mujeres en llamas, el sacrificio de un recién nacido y figuras demoníacas.

La creencia que venera al Destranca Rua, una entidad vinculada al kimbanda,  proviene de un culto africano que se experimentó en Brasil cuando traían a los esclavos al continente americano, tal y como informa Infoabe.

San La Muerte es una 'deidad' adorada en Latinoamérica y el norte de Argentina. Está rechazada por la Iglesia católica, que la considera pagana. 

 Suele ser venerado por narcos, delincuentes y mafiosos.

Los fiscales investigan si el crimen se cometió dentro de un Renault Kangoo, donde los acusados habrían apuñalado a la chica antes de comenzar con el ritual satánico.

El jefe de Homicidios del Ministerio Público Fiscal de la provincia de Neuquén, señaló que la camioneta fue lavada pero la policía encontró restos de sangre y cabellos en el asiento y en el techo del vehículo.

El viernes 4 de agosto, el juez Lucas Pablo Yancarelli dictó las prisiones preventivas por seis meses para los tres detenidos como "coautores de homicidio doblemente calificado".

"Los tatuajes, los elementos encontrados durante el allanamiento y el hecho de que la chica haya sido quemada nos llamó mucho la atención", describió García. Y aclaró que "aún falta determinar el móvil del crimen", si efectivamente fue durante un ritual satánico, o si "obedece a otros dos móviles posibles". concluyó.