¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

La familia inglesa que vive atormentada por una muñeca que aseguran estar poseída

Desde que adquirieron la muñeca, Debbie y su marido Cameron  han vivido su particular infierno, que incluso les ha llevado a contratar un médium que investigue los extraños sucesos que se están produciendo en su hogar.

que.es 19 de julio de 2017

Si quieren pasar un rato aterrador continúen leyendo.

Hace tres semanas, Bebbie Merrick (50), natural de Norfolk (Gran Bretaña) compró una muñeca (de una colección de tres) en un mercadillo benéfico.

La pepona reproduce la figura de una novia, con su vestido blanco, su ramo de flores, y un gran collar de perlas que rodea varias veces su cuello.

Desde que la adquirieron, Debbie y su marido Cameron, también de 50, han vivido su particular infierno, que incluso les ha llevado a contratar un médium que investigue los extraños sucesos que se están produciendo en su hogar.

Como si de la famosa Annabel se tratase, Debbie afirma que, la mañana posterior al haber comprado la muñeca, su marido se despertó con unos inexplicables arañazos en su pierna derecha.

Tras las pertinentes pruebas, el médium les aseguró que la muñeca tenía algo extraño.

Sin pensárselo dos veces, Debbie cogió la pepona y, junto con las otras dos, la metió en una caja que depositó en su cobertizo.

A los pocos días, cuando la mujer regresó al cobertizo a buscar algo, observó espeluznada, como la muñeca se había desprendido de su collar y había cambiado de posición.

Nadie la había tocado.

Este hecho aterrorizó a la mujer, quien ha decidido ponerla a la venta por eBay a un precio de 15 libras.

"No sé por qué compré la muñeca, fue un poco raro,pero en aquel momento no le dí demasiadas vueltas. Era muy barata, tan solo 5 libras, supongo que pensé que merecería la pena gastarme un poco de dinero.

Una noche escuché ruidos en la casa y pensé que era mi hija, Pero cuando fui a comprobarlo, ella estaba dormida.En realidad es sólo una muñeca con un vestido blanco, que no me gusta. Ni siquiera me gusta tocarla. Con las otras dos no me pasa lo mismo". Ha asegurado Debbie al tabloide británico Mirror.