¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

¿Por qué los botones de las camisas de mujeres están a la izquierda?

Motivos clasistas, reivindicaciones feministas o hacer más fácil la lactancia materna pueden ser los motivos que descifren el misterio de la botonadura femenina.

Que.es 5 de octubre de 2016

Quizás no te hayas dado cuenta, pero los botones de las camisas de mujeres están a la izquierda, en el lado contrario que la de los hombres. Y como todo en esta vida, la diferencia de abotonaduras no es cosa del azar o una cuestión de moda. Puede parecerte irrelevante, pero a esta cuestión le rodea un verdadero enigma aún sin resolver.

El origen de los botones se remonta al 2000 a.C., donde los habitantes del valle del río Indo usaban conchas para decorar sus camisas. Ni ellos, ni los griegos y romanos lo usaron para abrochar. Eran discos decorativos símbolo de poder y estatus social. Posteriormente se inventaron los ojales y además de decorar, los botones tenían una verdadera utilidad más allá de la estética.

Existen varias teorías para explicar el porqué de las diferencias entre las camisas masculinas y las femeninas.

La más apoyada tiene su origen en el siglo XIX. Por esos tiempos, las camisas eran prendas características de las mujeres de familias de poder a las que vestían sus doncellas. Los botones se harían colocado en el lado izquierdo, entonces, para hacer más fácil que las criadas las vistieran. Como los hombres solían vestirse solos, era más cómodo que los botones estuvieran a la derecha.

La teoría en torno a las reivindicaciones feministas también tiene su relevancia en este enigma. Las mujeres reivindicaban ropa más cómoda que sus corsés y vestidos, pero llevar ropa de hombre no estaba bien visto. Para satisfacer sus peticiones pero diferenciar sus prendas de las masculinas, se decidió ofrecer camisas con los botones a la izquierda para las mujeres.

Otras voces apuntan a cuestiones de funcionalidad como verdaderos motivos de estas diferencias. Por un lado, la lactancia materna. Las mujeres, cargadas con sus bebés en la mano izquierda, tendrían los botones a la izquierda para desabrocharlos así con más facilidad. Por otro, el deporte. Antiguamente las amazonas montaban a caballo sentadas a la izquierda. Los botones se habrían colocado en esa posición para reducir la entrada de viento por la camisa de la mujer mientras cabalgaban.

Lo cierto es la tradición ha llegado hasta nuestros días. Habría que reflexionar sobre si lo que hizo que los botones estuvieran a un lado u otro es suficientemente relevante como para continuar la tradición o si es hora de cambiar los botones de lado.