¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

Las fotos de la nieta de Stalin que avergüenzan a los comunistas rusos

Han pasado decenios y a estas alturas se conocen toneladas de información sobre las prácticas asesinas y mafiosas de Josif Stalin al frente de la extinta URSS. Pero aún así, algunos nostálgicos del antiguo régimen en Rusia continúan idolatrando su figura. De hecho, el Partido Comunista ruso ha anunciado que en su próxima reunión pedirán a Chris Evans, la nieta norteamericana del dictador, que deje de "deshonrar el nombre de su gran abuelo" con unas fotos publicadas hace algo más de un año en su perfil de Facebook

Qué.es 21 de marzo de 2016

Se hace llamar Chris Evans aunque su verdadero nombre es Olga Peters. Y sí, es la nieta del sanguinario dictador soviético Josif Stalin. Con esa genealogía podía ser respetada por los comunistas que aún quedan en Rusia y muchos miles de nostálgicos del antiguo régimen soviético. Pero no es así. Más bien, todo lo contrario. Es una de las personas más odiadas por estos colectivos. ¿Qué ha hecho par que sea así? Unas fotos publicadas hace algo más de un año en su perfil de Facebook han lavantado ampollas. En las imágenes, la chica aparece con la cabeza rapada, con pinturas de guerra en la cara y su ropa rasgada. A su estética se suma su agresiva pose, que acompaña con dos armas -una que empuña y otra que guarda en la cintura-, además de unas esposas y un oso de peluche que cuelgan de su pantalón.

El caso es que a pesar de que las fotos son antiguas, la polémica se ha reavivado porque varios usuarios las han vuelto a lanzar a través de Twitter, tal y como cuenta elconfidencial.com. Esta situación ha provocado la indignación del Partido Comunista ruso, que ha anunciado que en su próxima reunión pedirán que deje de "deshonrar el nombre de su gran abuelo".

Chris Evans es la hija de Svetlana Alilúyeva, la única hija -reconocida- de Stalin, que cambió de nombre y adoptó el apellido de su madre tras su muerte. El caso es que la hija del dictador -y ahora su nieta- se dedicó desde su exilio y huida de la URSS a criticar los excesos cometidos por el régimen soviético, por lo que era un personaje odiado por el aparatchik. Algunos años después, su nieta siguió el mismo camino que ya parecía olvidado, tras asegurar en 'Paris Match' que la familia de su madre "fue eliminada por los Stalin".