¿Quieres que te sorprendamos con noticias curiosas de manera aleatoria? ¡Sorpréndeme!

El robo a tarjetas contactless en el metro sí es posible y te lo demostramos

Robar con un datáfono o lector TPV en el metro o en cualquier lugar público a una tarjeta contactless sí es posible y te lo vamos a demostrar.

Arancha Cuéllar - Que.es 19 de febrero de 2016

No se trata de un bulo, no. Robar con un datáfono o lector TPV en el metro o en cualquier lugar público a una tarjeta contactless sí es posible y te lo vamos a demostrar.

Acompañamos a Javi, un auténtico 'cazador' de mitos, que no se acabó de creer la versión de que era imposible robar dinero de una tarjeta contacless con un lector TPV en mano. Entramos con él en una tienda de mascotas de Fuenlabrada donde nos prestan uno para hacer la demostración.

Tal y como se ve en el vídeo, introducimos una tarjeta contactless en una cartera que, a su vez, colocamos en un bolsillo interior del abrigo. Nada raro, ¿no? básicamente el lugar donde cada cual llevaría su cartera...

A continuación, nos aseguramos de que tenemos el wifi activado (con un móvil se puede tener desde cualquier lado que tenga cobertura) y marcamos la cantidad deseada a 'robar' en el lector TPV. Recordemos que la cantidad máxima para hacer transacciones sin necesidad de poner pin o firma es de 20 euros.

Ponemos una cantidad inferior, solo para probar. Tenemos 30 segundos para pasar la tarjeta por el lector.

Como puede observarse en el vídeo, basta con arrimar el aparato al abrigo para que la transacción se realice de manera correcta. 

Javi nos hace una observación importante. El 'método' no funciona si en la cartera hay dos tarjetas contacless, ya que en este caso, el datáfono pide que se especifique cuál de todas, lo que no es posible.

La noticia de la existencia de este método para robar pequeñas cantidades de dinero saltó ayer y se propagó como la pólvora por redes sociales. Hoy se ha publicado que se trataba de un bulo infundado. Como podéis ver, no es un bulo. Y no solo no lo es, sino que es más fácil de lo que parece. 

Ahora no nos queda más remedio que pediros que os andéis con mucho ojo.

Gracias, Javi.